Actualizado 30/07/2014 15:11:17 +00:00 CET

La obesidad materna modula las funciones digestivas de sus hijos

Niña Obesa, Obesidad, Sobrepeso
Foto: ALINA ZIENOWICZ/WIKIMEDIA COMMONS

MADRID, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La obesidad materna conduce a marcados cambios en la composición de la microflora gastrointestinal y la función gastrointestinal de su descendencia, según conlcuye un estudio que se presentará en la Reunión Anual de la Sociedad para el Estudio del Comportamiento Alimenticio (SSIB, por sus siglas en inglés). La microflora gastrointestinal consiste en múltiples especies de microorganismos que viven en el tracto digestivo de los animales y ayudan a la digestión.

   Se sospecha que un desequilibrio en la microflora de un individuo contribuye al desarrollo y la persistencia de la obesidad. Un aumento en Firmicutes o Endobacterias frente a Bacteriodetes es una marca de la obesidad y está vinculado a un incremento de la permeabilidad gastrointestinal, la inflamación sistémica y el aumento de peso.

   Los resultados de este nuevo estudio muestran que la microflora "obesa" se puede pasar de una madre a su descendencia. En roedores, las crías de madres obesas exhibieron un aumento de Firmicutes frente a Bacteriodetes y un incremento en la permeabilidad gastrointestinal, lo que sugiere que hay factores no genéticos que podrían transmitirse de la madre a los hijos para elevar la susceptibilidad a la obesidad.

   Hoy en día alrededor del 30 por ciento de las mujeres que se quedan embarazadas son obesas y sus hijos tienen más riesgo de obesidad y trastornos metabólicos asociados. "Modular la composición de la microflora es bastante fácil y no invasivo y puede ser benficioso para estos niños", apuntan los investigadores, que continuarán estos trabajos para analizar si puede ser una opción de tratamiento viable y promover la salud de la descendencia.