El número de ingresos hospitalarios de ancianos por infecciones respiratorias se triplica en otoño e invierno

Actualizado 09/10/2012 16:09:18 CET
USOC

MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

El número de ingresos hospitalarios de ancianos por infecciones respiratorias se triplica en otoño e invierno, tal y como aseguran los expertos de la Sociedad Española de Medicina Geriátrica (SEMEG) con motivo del reciente descenso de temperaturas.

La explicación a esta coyuntura la encuentran los especialistas en que los virus y las bacterias "aparecen cuando la temperatura es más baja y hay menos horas de sol". En este sentido se manifiesta el responsable de Geriatría del Hospital de Cantoblanco en Madrid, el doctor Jesús María López Arrieta, que añade que la concentración de las personas en lugares cerrados es mucho mayor que en verano y esto "facilita la transmisión por vía respiratoria".

Al producirse esta situación, "se contribuye a aumentar el contagio entre las personas y a extender la epidemia", lamenta. Con ello, se propagan enfermedades como la gripe o la neumonía, que "están entre las primeras causas de muerte por etiología infecciosa en mayores de 65 años", manifiesta.

Al respecto, los especialistas de SEMEG sostienen que éstas "son las principal causas de hospitalización" en este sector de la población, por lo que recomiendan que los ancianos realicen una dieta e higiene adecuadas al ser "parte fundamental" en el tratamiento y prevención de las patologías respiratorias.

Junto a ello, se aconseja "evitar los cambios bruscos de temperatura, mantener una ambiente estable en casa, tener la vivienda convenientemente ventilada y abrigarse al salir a la calle", señalan. Éstas medidas "son tanto o más importantes que el tratamiento farmacológico", subraya López Arrieta.

Por último, los expertos consideran que la vacunación frente a la gripe y el neumococo es altamente recomendable. "Estudios observacionales publicados en Estados Unidos han concluido que la vacuna de la gripe se asocia a una disminución del 20 por ciento de ingresos hospitalarios y a un 30 por ciento de mortalidad", concluye el galeno.