Un nuevo fármaco mejora la planificación y el pensamiento en los pacientes con Alzheimer

Actualizado 30/07/2008 12:54:18 CET

CHICAGO, 30 Jul. (Reuters/EP) -

El nuevo medicamento PBT2 mejora la capacidad de planificación y pensamiento en los pacientes con enfermedad de Alzheimer y reduce los niveles de una proteína del fluido espinal que está relacionada con la condición, según señalaron ayer los investigadores.

La medicación, fabricada por Prana Biotechnology Ltd, apunta a disminuir los niveles de la proteína llamada beta amiloide, que forma la placa en el cerebro que caracteriza al Alzheimer.

"Disminuyó los niveles de beta amiloide en el fluido espinal. Pensamos que el líquido espinal es la medición más cercana a lo que está sucediendo en el cerebro," dijo el doctor Jeffrey Cummings, de la University of California en Los Angeles, presidente del consejo asesor en investigación y desarrollo de Prana.

El medicamento PBT2 está diseñado para impedir que la beta amiloide interactúe con el cobre y el zinc en el cerebro, lo que ha demostrado promover la formación de placa, considerada tóxica.

El objetivo primario del estudio era probar si el compuesto era seguro para los pacientes con Alzheimer. Una versión previa del fármaco, el clioquinol, mostró señales de que funcionaría, pero tenía ciertos efectos colaterales tóxicos para el cerebro.

"Es seguro y se tolera bien. Ésta es una clase relativamente nueva de medicación en la que tenemos experiencia limitada," dijo Cummings, quien presentó los hallazgos en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer, en Chicago. Los resultados del estudio fueron publicados en la edición en internet de la revista Lancet Neurology.

Cummings se mostró satisfecho porque el medicamento demostró disminuir los niveles del tipo de aminoácidos que forman la beta amiloide en el líquido espinal.

En ratones, la medicina mostró que puede restaurar el funcionamiento normal de las conexiones cerebrales que se ven dañadas por la beta amiloide y ayudó a mejorar la función cerebral en los animales de prueba.

El estudio en humanos incluyó a 78 pacientes con Alzheimer de 55 años o más. Cuarenta y nueve personas fueron tratadas con una de dos dosis del medicamento, mientras que 29 recibieron placebo. Los investigadores realizaron algunos exámenes estándar a los pacientes con Alzheimer.

En dos análisis que controlaron las habilidades de planeamiento y regulación de la conducta, las personas que recibieron la mayor dosis del fármaco mostraron mejoras, comparadas con el grupo placebo. En tanto, no se registraron mejoras significativas en los tests de memoria.

El equipo ahora planea realizar pruebas en un estudio más amplio y de mayor duración, para ver si la medicina puede generar resultados importantes para los pacientes.

Según la Asociación de Alzheimer, más de 5 millones de personas padecen la enfermedad en Estados Unidos. La dolencia se caracteriza por un deterioro constante de la memoria y la habilidad para pensar.