Publicado 20/10/2020 10:33CET

Un nuevo estudio apoya el uso de dolutegravir como tratamiento de primera línea en personas recién diagnosticadas de VIH

VIH.
VIH. - PIXABAY - Archivo

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la University of British Columbia (Canadá) ha descubierto que el dolutegravir es el medicamento óptimo para el tratamiento de primera línea de las personas a las que se les acaba de diagnosticar el VIH, una elección que no ha estado clara en los últimos años.

El estudio, publicado por 'The Lancet' en la revista 'EClinicalMedicine', fue encargado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como parte de una actualización prevista de sus directrices para el tratamiento antirretroviral (TAR) del VIH.

"La investigación que apoya las directrices de la OMS para 2016 sugirió que el dolutegravir era eficaz y bien tolerado, pero su eficacia y seguridad entre las poblaciones clave, como las mujeres embarazadas y las personas que viven tanto con el VIH como con la tuberculosis (TB), seguía sin estar clara. En 2018, una nueva investigación advirtió sobre un aumento potencialmente grave del riesgo de defectos del tubo neural en los hijos de mujeres que quedaron embarazadas mientras tomaban este tratamiento", explica el autor principal del estudio, Steve Kanters.

El riesgo de reacción adversa significaba que, aunque el dolutegravir se consideraba favorable en comparación con otras opciones, solo se recomendaba como alternativa, recomendándose en su lugar un antirretroviral llamado efavirenz como tratamiento primario.

El equipo del estudio realizó metaanálisis en red de las investigaciones derivadas de 68 ensayos clínicos disponibles sobre el tratamiento antirretroviral (TAR). Encontraron que el dolutegravir era superior al efavirenz en la mayoría de los resultados, incluyendo la supresión viral, la tolerabilidad y la seguridad. Según Kanters, el aumento de las probabilidades de supresión viral con dolutegravir podría tener un impacto significativo en el logro de los objetivos internacionales para el tratamiento del VIH.

"Encontramos un aumento de alrededor del 5 por ciento en la probabilidad de supresión viral, lo que significa que más personas que inicien el tratamiento podrán controlar con éxito su VIH", detalla. Otro atributo clave del dolutegravir es que es eficaz en las personas que son resistentes a los antirretrovirales de clase NNRTI, como el efavirenz, un problema cada vez más común.

El análisis también mostró que el dolutegravir y el efavirenz tenían tasas similares de eventos adversos para las mujeres embarazadas: se estimó que el aumento del riesgo de defectos del tubo neural para el dolutegravir era inferior al 0,3 por ciento. "La nueva evidencia sobre defectos del tubo neural muestra que el riesgo con el dolutegravir es mucho más tolerable de lo que se pensaba anteriormente y debería calmar la preocupación inicial sobre este medicamento", argumenta Kanters.

A pesar de los muchos beneficios del dolutegravir, su uso se asoció con un mayor aumento de peso, un efecto secundario que podría aumentar el riesgo de comorbilidades asociadas con el envejecimiento, como el ataque cardíaco o el accidente cerebrovascular. "En muchos lugares, el VIH bien tratado se ha convertido en una enfermedad crónica y ahora vemos a personas que viven largas vidas con el VIH. La comunidad de investigación continuará monitoreando los efectos que el dolutegravir puede tener en el proceso de envejecimiento saludable", reflexiona Kanters.

Si bien este estudio se centra específicamente en el tratamiento óptimo para las personas recién diagnosticadas con VIH, una próxima publicación revisará la evidencia que apoya el cambio al dolutegravir para las personas cuya primera opción de tratamiento no ha tenido éxito en el control de su infección. Esta recomendación podría significar una mejora del tratamiento para las muchas personas que viven con el VIH en todo el mundo que no pueden lograr la supresión viral a pesar de estar en tratamiento.