Publicado 02/09/2013 13:47

No ponerse aún el "traje del invierno" ayuda a evitar el síndrome postvacacional

Cansancio
JUANCARLOS!/FLICKR

MADRID, 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASEPP), José Antonio López, recomienda buscar nuevos estímulos tras la vuelta de las vacaciones y no ponerse aún el "traje del invierno" para evitar sufrir los síntomas del síndrome postvacacional.

Este experto reconoce que durante estas fechas, en que muchos ciudadanos vuelven al trabajo tras sus vacaciones, suele producirse un incremento en las consultas de pacientes afectados por este trastorno, caracterizado por irritabilidad, dificultad a la hora de concebir el sueño, cansancio o una sensación de profunda apatía y tristeza.

Para combatir esta situación, López aconseja "no ponerse el traje del invierno el 1 de septiembre, bajar las persianas o hacer una vida invernal".

"Aún quedan horas de luz, una temperatura que permite pasear, alarguemos el verano unas semanas, salgamos uno o dos días entre semana, y busquemos nuevos estímulos que nos hagan sentirnos algo más vivos", según apunta.

Aunque al principio nadie creía en la existencia de este síndrome adaptativo, actualmente "su incidencia está en aumento" y cada vez son más los españoles que "pagan a la vuelta de las vacaciones el precio de la cada vez más agresiva civilización que estamos construyendo".

Lo normal es que los síntomas duren en torno a una semana o diez días y, en caso de que estos síntomas en vez de empeorasen, "pasado este tiempo es hora de visitar a un especialista", según el presidente de ASEPP.

MÁS A DISGUSTO EN EL TRABAJO, MÁS RIESGO

Los factores externos son muy importantes a la hora de desencadenar un síndrome postvacacional, ya que "cuanto más a disgusto se está en el trabajo, cuanto más estresante sea éste, más probabilidades hay que aparezca", asegura el experto. Por el contrario, "lo estimulante que sea el trabajo o el ambiente positivo del mismo reducen dichas posibilidades", indica.

La personalidad y la capacidad de adaptación de cada indicio es también un factor muy importante a tener en cuenta. "No todo el mundo tiene las mismas armas psicológicas, se debe tener una visión optimista de cualquier cambio, y no todo el mundo la tiene", asegura el doctor José Antonio López, quien explica además que "las personas tendentes a la depresión o que ya han pasado con anterioridad por un síndrome postvacacional, son más propensas a padecerlo de nuevo al volver de vacaciones".

La clave, como en cualquier trastorno adaptativo, es, según el experto, "ser conscientes de que se trata de un síndrome adaptativo, como cuando cambiamos de estación o cambia la hora. "Nos sentiremos extraños con el ambiente e incluso con nosotros mismos unos días y luego pasará", indica el doctor.