La niña afgana con un grave tumor regresará a su localidad natal tras desaconsejar los médicos su operación

Actualizado 19/01/2007 22:30:07 CET

MADRID, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

La niña afgana Kasala Arece, trasladada a España por el Ministerio de Defensa para recibir tratamiento hospitalario en Madrid por el grave tumor que sufre en la cara, regresará finalmente a su localidad natal en la provincia de Badghis, al oeste de Afganistán, tras desaconsejar los médicos que fuera sometida a una intervención quirúrgica y solicitar su propio padre el regreso al país asiático, informaron a Europa Press fuentes del Ministerio de Defensa.

Las fuentes consultadas indicaron que el personal médico del Hospital Gómez Ulla y del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús descartó proceder con la operación quirúrgica por el riesgo que suponía para la vida de la niña dado el avanzado estado de la metástasis que sufre.

Arece, una niña de siete años de edad que sufre un grave tumor en la cara que además le impide alimentarse de modo normal, llegó el pasado viernes por la noche procedente de Afganistán, a bordo de un avión de la Fuerza Aérea Española. Desde su llegada a Madrid, estuvo ingresada en el Gómez Ulla y, el pasado lunes, fue trasladada al hospital infantil universitario Niño Jesús en estado grave.

Un alto cargo del Ministerio comunicó personalmente al padre de la menor el dictamen médico y éste le solicitó que permitiera el regreso de ambos a Afganistán para que la niña pueda volver a ver a su madre y su familia. El Ministerio de Defensa iniciará los trámites para llevar de vuelta a la niña y a su padre a su localidad natal en Badghis.

El caso de esta niña fue dado a conocer por el diario 'El Mundo' en su suplemento 'Crónica'. Arece estaba siendo tratada periódicamente en el Hospital Provincial de Badghis pero su estado de salud se iba deteriorando paulatinamente y requería mayor atención sanitaria que la que el centro afgano podía prestarle.