Neumólogos advierten de que fumar es más dañino para el feto que beber alcohol durante el embarazo

Actualizado 23/10/2006 12:00:11 CET

MADRID, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) advirtió ayer de que fumar resulta más perjudicial para el feto que el consumo de alcohol durante el embarazo, por lo que animó a las embarazadas a dejar este hábito, puesto que se estima que en torno al 35 por ciento de las gestantes españolas no deja de fumar.

El doctor Carlos Jiménez Ruiz, director de la Unidad Especializada en Tabaquismo de la Comunidad de Madrid, afirmó que "hasta el 70 por ciento de las mujeres abandonan el tabaco durante el embarazo, aunque luego vuelve a recaer entre el 90-95 por ciento de ellas". Además, recalcó que "si se deja de fumar al principio de la gestación la salud del feto no sufrirá consecuencias".

Asimismo, criticó los "falsos consejos" que defienden que fumar tres o cuatro cigarrillos al día es mejor que soportar la ansiedad provocada por el abandono total de este hábito. "Esto no es cierto, ya que fumar un sólo cigarrillo es más nocivo para la criatura en formación que el hecho de que su madre pueda estar inquieta durante unos días", sostuvo en un comunicado.

En cuanto al tratamiento, dicho experto afirmó que las embarazadas pueden recurrir a métodos de ayuda farmacológicos para vencer la adicción. En el caso de tener una alta dependencia, el doctor Jiménez Ruiz explicó que está justificada la terapia sustitutiva de nicotina, preferentemente en forma de chicles (contienen menor dosis de nicotina) y si éstos no resultan eficaces abogó por utilizar parches.

En este sentido, la dosis que se debe utilizar en el tratamiento de deshabituación es la mitad de la que normalmente se recomienda y, añadió, que se puede iniciar la terapia farmacológica antes de la 16 semana de embarazo. Posteriormente, no está indicada porque ya empieza el desarrollo de todo el sistema nervioso central, concluyó.