Muestran el comportamiento de las partículas atmosféricas sobre las ciudades

Actualizado 31/07/2012 13:02:51 CET

MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de la Columbia Británica, en Canadá, y la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, han demostrado, según publican en 'PNAS', que las partículas atmosféricas -omnipresentes en la atmósfera, especialmente sobre zonas densamente pobladas- se separan en distintas composiciones químicas durante su ciclo de vida. Estas observaciones pueden tener implicaciones importantes para la modelización del cambio climático global, y la predicción de las condiciones de calidad del aire.

Las partículas diminutas, que forman parte de una mezcla química que ocupa el aire sobre las ciudades, juegan un papel clave en la contaminación: favorecen ciertas reacciones químicas, reflejan y absorben la radiación solar, y propician la condensación de agua y la formación de nubes.

"Hemos confirmado, experimentalmente, que los cambios en la humedad relativa pueden separar la materia orgánica de la inorgánica, en partículas de la atmósfera en distintas fases líquidas", afirma el investigador principal del estudio, Allan Bertram, de la Universidad de la Columbia Británica. El científico añade que "tener dos fases líquidas, en lugar de una, puede cambiar las velocidades de las reacciones químicas sobre las partículas, la cantidad de luz que las partículas reflejan y absorben, y su capacidad para formar nubes".

Según el investigador de Harvard, Scot Martin, "este fenómeno es, en realidad, novedoso en las ciencias de la atmósfera, y cambia completamente la forma en que entendemos la química reactiva de las partículas atmosféricas, un componente clave de la calidad del aire urbano".

El aire, en la mayoría de los entornos urbanos, contiene partículas que son mezclas de moléculas orgánicas y productos químicos, como los sulfatos. Cuando en el estudio se examinaron muestras del aire de la ciudad de Atlanta, los autores observaron distintas fases líquidas, cualitativamente similares a las partículas idealizadas generadas en el laboratorio.

La contaminación atmosférica por partículas es un área de estudio relativamente nueva, y un motivo de creciente preocupación para los investigadores, médicos, y grupos ecologistas. Los aumentos en la concentración de aerosoles se correlacionan con un aumento de los problemas de salud, incluyendo las enfermedades cardiopulmonares.

"Necesitamos describir la composición química, las propiedades físicas, y las interacciones de las partículas atmosféricas, con el fin de evaluar cómo afectan a la salud humana, a los patrones climáticos regionales, y al cambio climático mundial", concluye Bertram.