Las muertes por sarampión en África caen un 91% en seis años y hacen descender un 68% estos fallecimientos en el mundo

Actualizado 29/11/2007 23:34:05 CET

MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las muertes por sarampión en África disminuyeron un 91 por ciento entre 2000 y 2006 --de unas 396.000 a 36.000--, un "espectacular" avance que ha ayudado a disminuir un 68% la mortalidad mundial por esta enfermedad durante este periodo --de 757.000 a 242.000-- y ha conseguido superar en tiempo récord la meta fijada por Naciones Unidas de reducir los fallecimientos por sarampión en África, que consistía en reducir un 90 por ciento la mortalidad por esta enfermedad en este continente para 2010.

Los datos han sido anunciados hoy por los fundadores de la Iniciativa de Lucha contra el Sarampión, que son la Cruz Roja Americana; UNICEF; Naciones Unidas; los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Estas cifras serán publicadas este viernes en el parte 'Weekly Epidemiological Record-Relevé épidémiologique hebdomadaire' de la OMS y en el informe 'Morbidity and Mortality Weekly Report' de los CDC.

Para la doctora Margaret Chan, directora general de la OMS, este avance representa "un enorme logro de la salud pública y un homenaje al compromiso demostrado por los países de la región de África". "Tenemos que mantener este éxito y redoblar nuestros esfuerzos en otras partes del mundo, pues esta enfermedad sigue cobrándose todavía demasiadas vidas", señaló, según un comunicado de las organizaciones.

A juicio de los responsables de la Iniciativa de Lucha contra el Sarampión, la "notable" disminución de la mortalidad por sarampión registrada en África ha sido posible "gracias al firme compromiso contraído por los gobiernos para aplicar plenamente la estrategia de reducción del sarampión, que conlleva la vacunación de todos los niños contra esa enfermedad antes de su primer año de vida a través de los servicios de salud básicos y una segunda oportunidad de inmunización durante las campañas de vacunación masiva".

AÚN MUEREN 600 NIÑOS AL DÍA POR SARAMPIÓN

En palabras de la doctora Julie Gerberding, directora de los CDC, "la conclusión que claramente se deriva de este logro es que la estrategia funciona". "El siguiente paso consistirá en aplicar plenamente esta estrategia en Asia meridional, donde la carga de morbilidad por sarampión es hoy la mayor del mundo", apuntó.

Entre 2000 y 2006, se estima que unos 478 millones de niños de nueve meses a 14 años recibieron la vacuna antisarampionosa mediante campañas llevadas a cabo en 46 de los 47 países prioritarios gravemente afectados por la enfermedad. En 2006, la cobertura de esta vacunación a nivel mundial alcanzó el 80% por primera vez, frente al 72% de 2000. Las mayores mejoras de la cobertura de vacunación se produjeron en las regiones de África y el Mediterráneo Oriental.

Según la directora ejecutiva de UNICEF, Ann M. Veneman, la disminución del número de defunciones por sarampión en África y los progresos logrados en todo el mundo "ilustran las grandes posibilidades de las alianzas sólidas y la repercusión que pueden tener en la supervivencia infantil". "Pero el sarampión sigue matando cada día a casi 600 niños menores de 5 años, lo cual es inadmisible cuando disponemos de una vacuna segura, eficaz y barata para prevenir la enfermedad", denunció.

EL RETO DEL 90 POR CIENTO MUNDIAL PARA 2010

Las organizaciones miembros de esta iniciativa dicen que es preciso "superar aún grandes retos" para alcanzar la meta de reducir la mortalidad mundial por sarampión en un 90 por ciento durante el periodo 2000-2010. Los países grandes con un elevado número de defunciones por sarampión, como India y Pakistán, necesitan "aplicar plenamente" esa estrategia de control de reconocida eficacia. En la actualidad, un 74 por ciento de las muertes por sarampión en el mundo se dan en Asia meridional.

Por su parte, destacan, los países que han aplicado las actividades aceleradas de control del sarampión deben preservar los progresos realizados. Eso significa que todos los países prioritarios en la lucha contra el sarampión deben proseguir las actividades de vacunación de seguimiento cada dos a cuatro años hasta que sus sistemas de inmunización sistemática sean capaces de ofrecer vacunación antisarampionosa a todos los niños.

Según resalta la presidenta del Consejo de la Cruz Roja Americana, Bonnie McElveen-Hunter, "gracias a los esfuerzos incansables desplegados por millones de trabajadores sanitarios y voluntarios de nuestra familia de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, así como por nuestros abnegados asociados, como los Santos de los Últimos Días, informamos, educamos y motivamos a las madres y los cuidadores literalmente puerta por puerta, insistiendo en la necesidad de vacunar a sus hijos". "Estos esfuerzos de movilización son esenciales para lograr nuestro propósito, pues nos ayudan a alcanzar sistemáticamente a más del 95 por ciento de la población vulnerable y salvar muchas vidas", concluyó.