La mitad de los hombres entre 45 y 75 años tiene niveles de testosterona por debajo de lo normal, según un experto

Actualizado 03/05/2007 16:36:53 CET
-

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

Casi la mitad de los hombres entre 45 y 75 años presenta unos niveles de testosterona, la hormona sexual masculina, por debajo de lo normal y síntomas que afectan a su calidad de vida. El presidente de la Asociación Española de Andrología, Jordi Cortada, auguró que en los próximos años tres de cada cuatro varones menores de 80 años van a sufrir Síndrome por Déficit de Testosterona, por lo que es importante que la población masculina y los médicos conozcan sus síntomas para diagnosticar correctamente la enfermedad.

Según se desprende del estudio Times 2, presentado por la farmacéutica Prostrakan en el II Congreso de Pre-Diabetes y Síndrome Metabólico celebrado en Barcelona, el Síndrome por Déficit de Testosterona se manifiesta con cansancio, acaloramiento, depresión, irritabilidad, trastornos del sueño, disminución del impulso sexual y la función eréctil, reducción de la fuerza muscular y aumento de la grasa corporal.

Los autores del estudio señalan que la levedad de los síntomas hace que muchos afectados no acudan al médico. Además, entre los profesionales de la medicina, también existe desconocimiento de este síndrome por lo que en algunos casos se asocian estos síntomas a otras patologías. La existencia de Síndrome de Deficiencia de Testosterona sólo se confirma mediante un test de los niveles de testosterona en el individuo.

Los médicos coinciden en que existe un problema cultural para la identificación de este síndrome, ya que muchos de los síntomas son considerados por los hombres como consecuencias normales de la edad y no como una afección que puede tratarse. Por ejemplo, la acumulación excesiva de grasa en el abdomen, síntoma de un déficit de testosterona, está aceptado socialmente como la figura normal de un hombre de mediana edad.

EFECTOS PERJUDICIALES

Debido a la importancia de la testosterona en la regulación de procesos del organismo como la formación de los músculos, la regulación de la grasa y la insulina o la función sexual, la alteración de sus niveles produce efectos perjudiciales, que varían desde molestias que afectan la calidad de vida hasta patologías graves como Diabetes Mellitus tipo II, Síndrome Metabólico, además de incrementar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

El tratamiento consiste en la administración de testosterona mediante inyecciones, parches o gel, que permite a los pacientes administrarse la dosis cómodamente. A partir de los dos meses de iniciar el tratamiento los niveles de testosterona comienzan a normalizarse y los síntomas empiezan a desaparecer. Cortada dijo que el tratamiento "restituye los valores normales en el organismo de forma eficaz devolviendo al paciente su calidad de vida anterior y eliminando los riesgos de sufrir otras patologías asociadas".

Según los expertos, este síndrome no puede equipararse a la menopausia, provocada por la falta de secreción de hormonas sexuales femeninas (estrógenos), ya que las mujeres agotan totalmente la producción de hormonas mientras que los hombres pueden continuar produciendo, aunque en menor cantidad.