Publicado 16/02/2022 10:41

La Mesa de la Profesión Enfermera pide dar marcha atrás a la nueva calificación de FP: "Pone en riesgo a los mayores"

A la izquierda de la imagen, el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya, acompañado por el presidente de SATSE, Manuel Cascos.
A la izquierda de la imagen, el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya, acompañado por el presidente de SATSE, Manuel Cascos. - CGE

MADRID, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Mesa de la Profesión Enfermera, integrada por el Consejo
General de Enfermería (CGE) y el Sindicato de Enfermería, SATSE, ha advertido a los Ministerios de Educación, de Sanidad y de Derechos Sociales que la nueva cualificación profesional de Formación Profesional (FP) sobre 'Supervisión de la atención sociosanitaria para la promoción de la autonomía personal', pone en riesgo la atención y cuidados que se prestan a las personas mayores en las residencias.

Además, añaden que vulnera las competencias profesionales propias de las enfermeras y otros profesionales y también la legislación fundamental y específica del ámbito sociosanitario.

La petición se ha realizado a través de unas cartas enviadas a las ministras de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría; Sanidad, Carolina Darias, y Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, en las que se reitera el profundo malestar y rechazo generado entre los enfermeros por la creación de esta nueva cualificación profesional, incluida en el anexo XV del Real Decreto
46/2022, de 18 de enero, al entender que perjudicará gravemente sus condiciones profesionales y laborales en los centros sociosanitarios.

En este sentido, la Mesa de la Profesión Enfermera denuncia que esta nueva cualificación de Formación Profesional se ha creado al margen y sin tomar en consideración a las profesiones sanitarias tituladas que conforman el equipo multidisciplinar de atención sociosanitaria, invadiendo especialmente las competencias de los expertos en Cuidados Enfermeros, como son los titulados de Grado universitario en Enfermería y de las especialistas en Enfermería Geriátrica.

Al respecto, defienden que la atención y cuidados por el
deterioro físico y cognitivo que ocurre en situaciones de envejecimiento, dependencia y enfermedades crónicas debe realizarse por Graduados en Enfermería de cuidados generales o, en los casos de gran complejidad, por enfermeras especialistas en Enfermería Geriátrica, ya que, en todo caso, son los profesionales más adecuados para sustituir esa falta de capacidad y también para supervisar la ejecución del cuidado básico y avanzado, ejerciendo una función de garante de la seguridad, de la calidad y de la continuidad de los cuidados del residente/paciente.

Por último, la Mesa de la Profesión Enfermera critica el procedimiento administrativo llevado a cabo desde el Ministerio de Educación para la creación de esta cualificación profesional al haberse "enmascarado" junto a otras cualificaciones de muy diversas familias (al igual que se hizo en el trámite de consulta pública del RD el pasado mes de julio) y encuadrarse sorprendentemente en la
familia de 'Servicios socioculturales y a la Comunidad' cuando tiene un marcado carácter asistencial y de coordinación sanitaria.