El mercado de los fármacos biotecnológicos en España aumentó en 6 años un 9% y se espera que llegue al 16,7% en 2017

Presentación Libro blanco de los medicamentos biosimilares
EUROPA PRESS
Actualizado 06/10/2014 20:57:14 CET

Farjas asegura que estos medicamentos son una "oportunidad" de ahorro de los costes de cada tratamiento individualizado

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

Desde el año 2006 hasta el 2012 la tasa de crecimiento del mercado de los medicamentos biotecnológicos ha sido del 9 por ciento, y se espera que en 2017 se produzca un crecimiento sustancial en la tasa de crecimiento anual de hasta el 16,7 por ciento.

Así lo muestra el primer 'Libro blanco de los medicamentos biosimilares en Espala: calidad sostenible', elaborado por la Fundación Gaspar Casal y Sandoz, y que ha sido presentado este martes en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad como una "prueba" del departamento que dirige Ana Mato de su apuesta por la introducción de estos fármacos en el Sistema Nacional de Salud.

Se trata del primer documento que reúne una actualización sobre la realidad y el futuro inmediato de los medicamentos biosimilares en España, unos fármacos que, según ha informado el coordinador de la obra, Fernando de Mora, tienen un "gran parecido estructural" al biotecnológico original, una actividad funcional que "no difiere significativamente" de la del producto innovador y del que se ha demostrado que presenta similitud farmacoterapéutica respecto al producto de referencia.

"La principal ventaja que tienen es que sus características de desarrollo permiten venderlos a un precio menor, lo que significa que con su utilización contribuimos a mejorar la sostenibilidad del SNS. No obstante, estos medicamentos no pueden considerarse como un genérico ni a nivel terapéutico ni regulatorio", ha aseverado De Mora.

En este sentido, el experto ha recordado que la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) ha sido "pionera" en la regulación de los medicamentos biosimilares, por lo que ha insistido en que son una alternativa terapéutica "tan garantizada", en cuando a eficacia y seguridad se refiere, como los productos biológicos innovadores tras su aprobación.

Estas declaraciones han sido corroboradas también por el profesor de Fundamentos y Análisis Económico de la Universidad de Castilla-La Mancha y autor de uno de los capítulos del libro blanco, Álvaro Hidalgo, que ha asegurado que aportan "valor" al SNS porque reducen los costes de los tratamientos y, por ende, favorecen que haya un mayor número de pacientes que se beneficien de ellos.

"Garantizan la misma eficacia y seguridad y tienen un coste unitario menor, por lo que permiten aumentar el bienestar de la sociedad. Por tanto, su introducción supone una mayor eficiencia, al obtener resultados de salud iguales que con los medicamentos innovadores, pero a un coste inferior, lo que supone que la ganancia marginal de salud por euro gastado es superior en el caso de los biosimilares, tanto por el efecto de estos, como por la reducción de precio que los medicamentos innovadores realizarán para competir con los biosimilares", ha recalcado Hidalgo.

Por su parte, el jefe de servicio de Oncología de la Fundación Jiménez Díaz, Jesús García-Foncillas, ha destacado el papel que juegan estos fármacos en Oncología y ha asegurado que están aportando "importantes" beneficios clínicos y que cumplen una misión "central" en el manejo y la prevención de la toxicidad hematológica derivada de la administración de tratamientos quimioterápicos y radioterápicos.

HAY UN "GRAN DESCONOCIMIENTO"

Asimismo, el director general de Sandoz, Joaquín Rodrigo, ha insistido en que los beneficios de su uso en el mercado son "proporcionales" a su crecimiento e implementación dado que, tal y como ha señalado, el ahorro "considerable" que suponen se traduce en un "incremento exponencial" de la accesibilidad a tratamientos complejos de alto coste para el SNS.

Por ello, ha destacado la necesidad de realizar un esfuerzo "conjunto" entre otros los actores implicados para crear un marco regulatorio adecuado que garantice la inversión de las compañías que desarrollan medicamentos biológicos.

"Este marco normativo debe trasladar a los profesionales sanitarios la confianza en el uso y consumo de medicamentos biosimilares, además de normas específicas que creen las condiciones para el desarrollo de este mercado en España, consiguiendo, al mismo tiempo, familiarizar a los profesionales en el uso de estos fármacos y a los pacientes con su uso rutinario en la práctica clínica", ha afirmado.

Y es que, a su juicio, hay un "gran desconocimiento" de estos medicamentos, por lo que ha abogado por aumentar esta formación y, así, "eliminar los falsos mitos y especulaciones" que rodean a este sector. Dicho esto, Rodrigo ha recordado que Sandoz es el único laboratorio con tres medicamentos biosimilares comercializados.

Finalmente, la secretaria general de Sanidad, Pilar Farjas, ha asegurado que el Ministerio valora positivamente estos medicamentos ya que reducen los costes de los tratamientos individualizados. Por este motivo, ha felicitado a los impulsores del libro blanco ya que, según ha reconocido, es una herramienta de "gran interés" tanto para los gestores como para los profesionales sanitarios.