Médicos recomiendan reducir de forma gradual el periodo entre tomas de los lactantes para adaptarse al cambio horario

Actualizado 24/03/2006 17:41:00 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

El cambio de hora que se efectuará en la madrugada del sábado al domingo, a las 2.00 serán las 3.00, afectará, en especial, a los lactantes. Por ello, especialistas médicos recomiendan reducir el periodo entre tomas "de forma gradual" para que los biorritmos de los bebés se adapten de manera paulatina "sin que sufran un cambio brusco".

Así, un especialista del Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínico Universitario de Santiago (CHUS), el doctor Fernando Ferrón, indicó a Europa Press que las tomas de los lactantes "tendrán que disminuirse en intervalos de diez o 15 minutos" aunque puntualizó que "una semana, como máximo, será suficiente para la adecuación al nuevo horario".

El cambio de hora se generalizó a partir de la crisis del petróleo en la década de los 70, mientras que en la Unión Europea (UE) se adoptó tras la aprobación de una directiva en el año 2002. Según indicó el jefe del Servicio de Psiquiatría del CHUS, Ignacio Tortajada, "el cambio de primavera es menos brusco que el de octubre", ya que "se ganan horas de luz".

Además, aseguró que el cambio horario "favorecerá al buen humor" porque, de esta forma, aumentarán las horas de luz "para pasear y disfrutar". Sin embargo, Tortajada puntualizó que en el ámbito psicopatológico "una hora es poco" para percibir "grandes cambios".

En este sentido, explicó que la luz resulta "muy beneficiosa" para el tratamiento determinadas patologías. Así, el experto en Psiquiatría indicó que "la terapia lumínica", en la que se expone a la persona tratada a una luz intensa, aporta "resultados positivos".

INSOMNIO

Por su parte, el doctor Ferrón lanzó un mensaje de tranquilidad a las personas aquejadas de insomnio y aseguró que en un plazo de dos o tres días, el "reloj biológico" se adaptará. De este modo, Tortajada recomendó acostarse una hora antes de lo habitual para "reducir los posibles problemas derivados de este cambio horario".

Estos expertos en Medicina Interna y Psiquiatría coincidieron en que los sectores más jóvenes y mayores de la población constituyen el grupo "con más posibilidades" de experimentar "alguna alteración" del sueño. Por este motivo, aconsejaron "acostarse antes".

Además, el doctor Ferrón sugirió modificar el plan de las comidas durante la jornada del domingo "como medida de precaución" ante el cambio de hora. Sin embargo, Tortajada aseguró que "apenas afecta a la salud" y que el organismo humano posee una "gran capacidad de adaptación".

MALOS HÁBITOS

Por otra parte, el especialista en Psiquiatría incluyó otros aspectos entre los "malos hábitos" arraigados en la sociedad española que se traducen en una disfunción del sueño, como acostarse tarde.

Además, puntualizó, en declaraciones a Europa Press, que estos factores implican consecuencias "más graves" que el cambio horario de este fin de semana.

En esta línea, Tortajada explicó que el periodo anterior a las 23.00 horas constituye el "mejor" para el primer sueño. No obstante, afirmó que los horarios televisivos se contraponen a esta circunstancia, porque "sobrepasan la medianoche en la mayoría de los casos".

Asimismo, el especialista argumentó que, en países como Islandia, la población "está habituada" a dormir cuando todavía hay luz en los meses de verano y "consiguen conciliar el sueño". "Es un tributo a la capacidad de adaptación", sentenció.