Médicos defienden no banalizar la depresión al asociarla con la vuelta a la rutina

Mujer, triste, ventana, depresión
PIXABAY / STOCKSNAP
Publicado 03/09/2018 11:53:40CET

Consideran que patologizar la vida cotidiana es un agravio comparativo con una enfermedad real y dicen que tristeza o abatimiento no son sinónimos de depresión.

MADRID, 3 Sep. (EUROPA PRESS) -

Psiquiatras y médicos de Atención Primaria han defendido que no se banalice la depresión, una "enfermedad real y grave", mediante la asociación que se hace entre ésta y el fin de las vacaciones estivales y la vuelta a la rutina, que puedeN provocar episodios de nostalgia, denominados de manera habitual como 'depresión postvacacional'.

"Depresión es un término utilizado, en muchas ocasiones, de forma inadecuada. En realidad, no deberíamos banalizar ningún término médico que nomine enfermedades importantes, tanto para magnificar como para minimizar otras circunstancias. Es una forma de estigmatizar a los pacientes que la padecen o tienen riesgo de padecerlas", ha apuntado la secretaria del grupo de Salud Mental de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, la doctora Silvia López Chamón.

Han indicado que patologizar la vida cotidiana es un agravio comparativo con la depresión, que también califican de "enfermedad mental compleja, multidimensional y heterogénea que presenta una extensa variedad de síntomas afectivos, como tristeza; cognitivos, como dificultad para concentrarse; y somáticos, como problemas estomacales. Se calcula que 2,4 millones de personas en España la padecen, según el estudio 'ESEMeD'. A nivel mundial, la Organización Mundial de la Salud cifra que la sufren 300 millones de personas.

"Somos seres vivos con un ciclo vital, tenemos que aprender recursos básicos para el día a día. No todo malestar supone enfermedad. Es importante discriminar lo banal de lo trascendente", ha manifestado la doctora López.

Por lo tanto, han explicado, tristeza, abatimiento, irritabilidad, ansiedad o tristeza, sentimientos que se manifiestan tras la vuelta al trabajo y que se denominan "incorrectamente" depresión postvacacional, no son sinónimos de depresión, sino "un estado de ánimo pasajero y breve que no requiere atención médico ni un tratamiento farmacológico".

VUELTA AL TRABAJO

Depende, subrayan, de la satisfacción que se obtiene del trabajo, del regreso a horarios estrictos o del retorno a la rutina. "Es un proceso emocional normal", han resumido, que conlleva un periodo de adaptación por el cambio de rutina.

"Puede tratarse de personas con cierto grado de frutración laboral que no disfrutan con su trabajo o una forma de resistencia a volver a las obligaciones y responsabilidades habituales", ha incidido la experta, que lo ha comparado con el sentimiento que se produce los lunes en muchos trabajadores.

Para superar este estado de ánimo, han recomendado enfrentarse a la realidad y llevar a cabo un proceso de aceptación de la nueva situación. Además, ayuda, han dicho, mantener una actitud positiva, dedicar tiempo para el ocio a diario, tomar las riendas de la propia vida y cultivar aficiones.

Por otra parte, han incidido en que no hay que considerar las cacaciones como la solución a los problemas y gozar del tiempo improductivo y aprovecharlo. Asimismo, han aconsejado descansar lo suficiente, profundizar en las relaciones con la familia, dedicar un tiempo al desarrollo como personas y tratar de incorporarse a la rutina laboral de forma paulatina.

Por último, han sugerido que los objetivos de cada uno han de ser explícitos, reales y realizables, que deben admitirse las deficiencias propias y que se debe pedir apoyo a los demás.