Los médicos critican que en la sanidad pública haya cargos clínicos que se decidan "a dedo" y sin valorar méritos

Actualizado 11/03/2013 15:20:19 CET

El presidente de la OMC pide un órgano de alta inspección que administre las decisiones adoptadas y sancione a quien las incumpla

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, ha criticado la excesiva politización que actualmente sufre el Sistema Nacional de Salud (SNS) y afecta a la toma de todo tipo de decisiones, hasta el punto de que las jefaturas clínicas se deciden "a dedo" y "sin tener en cuenta los méritos o criterios profesionales".

"La gestión de lo público admite muchas mejoras, pero no mezclemos la gestión clínica con la política", según ha denunciado en una entrevista a Europa Press tras ser reelegido en su cargo para los próximos cuatro años este fin de semana.

Rodríguez Sendín ha reconocido que el problema de la sanidad pública en España, además de su "evidente infrafinanciación", es que sobre ella "han decidido los aquellos que probablemente saben poco", lo que ha propiciado que se tomaran decisiones y se hicieran "sin dinero" hospitales que, en muchos casos, eran "innecesarios" o "respondían a demandas electorales".

Esto ha generado un "malgasto y una falta de profesionalización" que, además, se ha extendido desde las direcciones y las gerencias médicas hasta la microgestión de las unidades clínicas.

"Se ponen los jefes de servicio a dedo, y esto es tremendo. No se nombra de acuerdo a méritos y capacidades, con un plan y atendiendo a criterios profesionales. Y esto hay que revisarlo", ha denunciado.

Para el presidente de la OMC, la solución pasa por "mejorar el gobierno del SNS y que la responsabilidad económica y la organización de centros caiga en manos de quienes tienen responsabilidad clínica".

EL SNS VIVE UN "GRAN DESGOBIERNO"

Además, también ha reclamado "más gobernanza" a nivel estatal. "El modelo no es el que ha fallado, sino la financiación y su gestión, porque tenemos 17 modelos diferentes con un gran desgobierno", ha explicado.

En este punto, ha reconocido que "el responsable no es sólo el Ministerio" y ha apuntado a la necesidad de que haya un órgano con capacidad de administrar las decisiones que se adopten en el Consejo Interterritorial de Salud, "vinculado a la alta inspección, capaz de gobernar y de castigar a quienes no cumplan con los acuerdos que se decidan".

"Al que se desmadre, hay que traerlo al espacio común y a lo que se decida en él. No permitir que nadie actúe por su cuenta", ha insistido, destacando la necesidad de que haya un pacto entre los diferentes grupos políticos. "Hay una gran necesidad y no hay muchas alternativas", ha lamentado.

LA PRIVATIZACIÓN ES "MÁS CARA" Y "NO DA MEJORES RESULTADOS"

Porque, para el presidente de la OMC, la privatización de la gestión de la sanidad que están planteando algunas comunidades no es una gestión válida para salir de la situación actual que vive la sanidad española. "Todos los modelos alternativos que están proponiendo para resolver la falta de financiación son extraordinariamente peores, porque son más caros y no dan mejores resultados", ha aseverado.

"Lo que se propone podrá sacar del follón de la infrafinanciación a los que están gobernando, pero deja un sistema mucho peor, con más riesgos y sometido al ánimo de lucro, que desnaturaliza a la profesión y a los objetivos del SNS", ha defendido.

Rodríguez Sendín no rehuye de la colaboración público-privada, pero admite que "eso es una cosa y otra es entregar poblaciones enteras al ánimo de lucro para que sean atendidas".

Además, ha admitido que esto está provocando "pérdida de confianza" entre los profesionales sanitarios. "Muchos dudan de si su vida la podrán terminar en un sistema público", advierte.

"Tenemos un sistema que da mucha confianza a los ciudadanos y también da mucha confianza, autonomía, libertad de ejercicio y un profesionalismo extraordinario. Pero si eso deja de ser el objetivo principal para que lo sean el ánimo de lucro o las leyes del mercado, las cosas pueden cambiar mucho", explica el presidente de la OMC.

Por otro lado, Rodríguez Sendín ha analizado algunas de las medidas puestas en marcha por el Gobierno central en este primer año de Gobierno, como la retirada de la tarjeta sanitaria a algunos colectivos como los inmigrantes irregulares o el nuevo copago farmacéutico, que considera "más justo que el anterior" pero con algunos matices.

MEDICAMENTOS "BLINDADOS Y GRATUITOS" PARA TODOS

En este sentido, propone que haya "condiciones especiales" para determinadas familias y que se defina un catálogo de medicamentos por procesos que estén "blindados" y sean "gratuitos para que todo el mundo pueda acceder a ellos con independencia de su condición".

"Esto permitiría que todo ciudadano tuviera garantía absoluta de que su enfermedad va a ser atendida, y luego otros que tuvieran el porcentaje que corresponda. Es indudable que un diabético necesita un tratamiento para su enfermedad, y no se puede gravar igual a las medicinas de un diabético que a otras, sobre todo algunas de dudosa eficacia.

"Unas deben estar garantizadas y ser incluso gratuitas, porque son imprescindibles para la vida, y a otras que les pongan el porcentaje que quieran. Sin embargo, aquí las tratamos todas igual y no parece que eso sea procedente", ha defendido.

Además, según ha añadido, también es necesario que se controlen las desviaciones y los errores que se puedan suceder, porque a su juicio "se generan injusticias por falta de previsión, en unas capas que generalmente son más débiles o más minoritarias".