Publicado 11/11/2020 12:18CET

Los médicos y el CNPT firman un manifiesto de 167 expertos contra cigarrillos electrónicos y tabaco calentado

Una mujer fuma con un cigarrillo electrónico junto a la parada de Metro La Fortuna en el barrio La Fortuna de Leganés, en Madrid (España), a 23 de septiembre de 2020.
Una mujer fuma con un cigarrillo electrónico junto a la parada de Metro La Fortuna en el barrio La Fortuna de Leganés, en Madrid (España), a 23 de septiembre de 2020. - Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) y el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) han presentado el 'Manifiesto sobre los nuevos productos del tabaco', un texto elaborado por 167 expertos que advierte sobre las prácticas de la industria tabacalera para promocionar los productos de tabaco calentado y de cigarrillos electrónicos como alternativa al tabaco convencional.

Con el aval de presidentes de asociaciones profesionales sanitarias, sociedades científicas, profesores de universidad y jefes de servicio de hospital, Atención Primaria y Salud Pública, el texto recuerda, en primer lugar, que el consumo de tabaco ocasiona cada año en España al menos 69.000 muertes prematuras y más de 1,7 millones de años de vida perdidos anualmente, además de "miles de nuevos enfermos crónicos, causando mucho sufrimiento y gran gasto a la sanidad pública".

El manifiesto asegura que las medidas legislativas han tenido un "papel relevante" para que el consumo de cigarrillos se haya reducido a la mitad en la última década. Sin embargo, tal y como ha resaltado en rueda de prensa el presidente del CNPT, Andrés Zamorano, la industria del tabaco "ha ampliado y reorientado su negocio con la promoción de productos de tabaco calentado y de cigarrillos electrónicos".

En España, el 23 por ciento de la población es fumadora. Por ello, los profesionales sanitarios y demás expertos firmantes de este documento piden aumentar el grado de concienciación ciudadana sobre los importantes beneficios que conlleva dejar de fumar, la protección frente al tabaquismo pasivo y evitar que los jóvenes consuman tabaco y nicotina, tanto con el cigarrillo convencional como con las distintas nuevas formas de tabaco.

El manifiesto argumenta que estos nuevos productos "se están promocionando agresivamente en los jóvenes para que la industria compense su cuenta de resultados tras la caída de ventas de cigarrillos, usando estrategias de 'marketing' a través de, entre otros, redes sociales y eventos multitudinarios para jóvenes, contratando para ello a influencers con miles de seguidores, con estrategias inusitadas de relaciones públicas".

Según ha explicado el doctor Esteve Fernández Muñoz, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universitat de Barcelona y director del Centro Colaborador de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el control del tabaco del Instituto Catalán de Oncología, la industria de estos nuevos productos está "distorsionando" la evidencia científica mediante la utilización "sesgada y unilateral" del término de "reducción de daños", concepto originario de la salud pública.

"Los productos de tabaco calentado son avalados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), pero se han catalogado como productos de exposición reducida. La industria del tabaco que comercializa estos productos lo está utilizando perversamente y los está presentando como productos de riesgo modificado, que son dos cosas completamente diferentes", ha esgrimido.

En este sentido, ha señalado que, pese a que "está comprobado que llevan menor carga tóxica", es "muy diferente que decir que el riesgo que conllevan sea menor". "No sabemos si causan menos problemas o si los problemas que ya sabemos que causan son menos graves. La industria utiliza estos términos para confundir a la población, presentando estos productos como una alternativa incluso sana", ha denunciado.

En este sentido, el doctor ha apuntado que la evidencia muestra que el control del tabaquismo "no se basará en los nuevos productos de las tabaqueras", sino en incrementos de fiscalidad, empaquetado neutro, prohibición absoluta de mostrar el producto en el punto de venta y su publicidad en dicho punto de venta, más espacios sin humo ni vapeo e incremento de la ayuda sanitaria efectiva a los fumadores, tal y como recoge la 'Declaración de Madrid de 2018'.

El nuevo manifiesto está firmado por, entre otros, el presidente del CGCOM, Serafín Romero; el doctor Julio Ancochea, jefe del Servicio de Neumología del Hospital Universitario La Princesa (Madrid); Álvaro Rodríguez-Lescure, presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM); Carlos Jiménez Ruiz, presidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR); Ángel Cequier Fillat, presidente de la Sociedad Española de Cardiología (SEC); o Josefa Cantero Martínez, presidenta de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS).

Contador