Los médicos advierten del "serio riesgo" de "seguir apodando por lo más fácil y no por lo menos importante"

Actualizado 10/12/2012 19:00:26 CET

Subrayan de que los "recortes lineales" bloquean los cambios estructurales en sanidad y afectan también a lo "imprescindible"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los médicos advierten de que hay unas "líneas rojas" que "no deben sobrepasarse" cuando el gasto sanitario "se vuelva a revisar anualmente" para no provocar "un deterioro irreversible en la calidad de los servicios prestados" y avisan del "serio riesgo" de "seguir podando por lo más fácil y no por lo menos importante".

Así lo señalan en un documento, de 50 páginas, presentado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (OMC) este lunes en Santiago, elaborado por profesionales de toda España, en el que inciden en que "todo el mundo concuerda en que lo que es exigible en primer lugar es la revisión de las actividades inadecuadas y/o innecesarias". Sin embargo, insisten en que los trabajos para identificar las mismas "se están llevando a cabo con tal premiosidad que se corre un serio riesgo de seguir podando por lo más fácil y no por lo menos importante".

En esta línea, los médicos señalan que la "respuesta sostenible y eficiente" a la crisis financiera en la sanidad "exige cambios estructurales y de estrategia" pero subrayan que "los recortes lineales bloquean estos cambios e imponen reducciones que no sólo afectan a los prescindible si lo hubiera, sino que también a lo imprescindible para mantener la calidad de los servicios sanitarios".

Por ello, consideran que "la única forma de hacer economías selectivas que promuevan la sostenibilidad interna del Sistema Nacional de Salud es revitalizando la alianza con los profesionales y utilizando instrumentos de gestión y gobierno clínico". En la base de todas las propuestas efectuadas en este documento, que califican de "crítico", "late la exigencia de dar un protagonismo efectivo y de mayor alcance a la profesión médica".

"ZANCADILLAS"

El presidente del Consejo General de Colegios Oficial de Médicos, Juan José Rodríguez Sendín, subraya que "quizá la mayor recriminación se hace a la incapacidad de los representantes políticos a corregir su tendencia a usar y abusar de la sanidad pública como terreno propicio para ponerse zancadillas".

Por eso, los médicos solicitan "reiteradamente, aunque con menguada esperanza, que se rectifique y se pacte lo fundamental". "No es obligatorio estar de acuerdo con todo lo que se dice pero queremos resaltar que se trata de un texto redactado de buena fe y con espíritu constructivo", apostillan.

Los médicos identifican cuatro problemas que surgen de la crisis económica, en relación a la suficiencia presupuestaria, sobre lo que inciden en que "la contención del gasto sanitario público puede y debe hacerse desde la inteligencia profesional y gestora; el cierre del modelo de universalización y definición positiva de ciudadanía sanitaria; problemas de "buen gobierno y buena gestión" y de subdesarrollo de la gestión clínica, la integración asistencial y el profesionalismo como alternativa de cambio estructural del SNS.

FACTORES

En el documento los médicos apuntan que a pesar de los "avances puntuales" en España "tres factores han dificultado esta reorientación estratégica y cultural" del SNS: la excesiva politización partidaria, una cultura de gobierno autocomplaciente y negadora de los problemas y la desconfianza en los profesionales.

Es por esto por lo que demandan un "gran acuerdo político" en el que los médicos "quieren ser protagonistas activos" y que "tiene que abordar más bien los "instrumentos promoviendo, la creación de estructuras estables y muy profesionales que puedan efectivamente identificar los problemas de todo tipo que hoy dificultan el buen funcionamiento del sistema y plantear las soluciones adecuadas, teniendo en cuenta consideraciones políticas, económicas, sociales y, desde luego, manejando criterios técnicos debidamente contrastados".

PROFESIONALES DIRECTIVOS

Así, abogan por que las estructuras directivas desde el máximo nivel, tanto en el Ministerio de Sanidad como en los departamentos de salud de las comunidades, los "ocupen profesionales de prestigio". También plantean que se cree un órgano independiente encargado de identificar desinversiones y aprobar, en su caso, nuevas prestaciones.

Asimismo, plantean la creación de otro organismo igualmente independiente responsable de la evaluación permanente de todas las instituciones sanitarias, sus procesos y resultados ofreciendo con absoluta transparencia los datos pertinentes. "Éste sería el modo de superar debates estériles apoyados en una mezcla de prejuicios y opacidad y que tanto tiempo hacen perder", indican.

Todo ello que significa, en último extremo, que en el nivel político quedarían las grandes decisiones que son el "qué servicios se prestan con recursos públicos, el cuánto -volumen de recursos que se destinan a asistencia sanitaria- y la garantía del principio de equidad". "Como es natural, el nivel político es el facultado para exigir responsabilidades a los niveles directivos, pero no para sustituirle en sus actuaciones", puntualizan.

En esta línea, los profesionales insisten en el documento en reivindicar una "mayor profesionalización y menor injerencia política en los puestos de gestión de los centros sanitarios". También abogan por "romper con la clásica estructura de nivel asistencial y promover la integración real de proveedores que atienden a una población".

FORMACIÓN

Los profesionales médicos inciden, además, en que un ajuste de roles y aptitudes profesionales como el que demanda el cambio cultural propuesto "supone reorientar la formación médica", tanto en el nivel de grado como en el MIR, así como en la continuada. Consideran que las nuevas generaciones de médicos y especialistas "deberían participar desde el inicio en el debate sobre los retos éticos y organizativos que hoy plantea trabajar en la moderna medicina y en los sistemas sanitarios público".

Este acuerdo, según recalcan, "debe promover un mayor protagonismo profesional en los niveles estratégicos de decisión" porque "impedirá que se instrumentalice la gestión por intereses partidistas y se malgasten energías en enfrentamientos estériles".

Asimismo, señalan que "debe servir para liberar las enormes potencialidades del sistema y sus agentes, ahora encorsetadas en un entramado burocrático muy desincentivador, y ha de contribuir a facilitar la creación de estructuras de gobierno estables y profesionales", en las que exista "una clara identificación de responsabilidades acompañada de mecanismos de evaluación y control totalmente transparentes".

También consideran que las aspiraciones de una sanidad de calidad para todos los españoles "no es compatible" si se sitúa muy por debajo del 6,5 por ciento del PIB.

Apuestan, además, por dotar al SNS de un marco legal claro y actualizado; y promover con las comunidades una estructura agencial con bajo nivel de politización y alto nivel de transparencia.

Sobre todo, hacen hincapié en que la disminución de la sanidad pública por recortes en contrataciones "puede dejar a varias cohortes de médicos y enfermeras fuera del empleo durante varios años", mientras que la edad media de las plantillas de los centros aumenta.

Los médicos proponen al respecto "una reflexión conjunta con las autoridades sanitarias". "Cabría contemplar un compromiso: a cambio de no reducir en el empleo joven de médicos, promover activamente el ahorro en el gasto sanitario, incluidas reducciones razonables y temporales de la masa salarial", recalcan.

Para ello, indican que se precisaría avanzar "en la agenda del buen gobierno, la autonomía responsable de la gestión, y la restauración de la confianza entre las partes, que ha quedado muy erosionada con la compulsión de acciones unilaterales de recorte".