Publicado 27/05/2021 13:22CET

Medicina Intensiva reivindica su compromiso social y su papel en la pandemia de la Covid-19

Archivo - Covid-19, coronavirus, UCI, hospital.
Archivo - Covid-19, coronavirus, UCI, hospital. - ISTOCK/TEMPURA - Archivo

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC), el doctor Ricard Ferrer, señala que los servicios de Medicina Intensiva de toda España han afrontado con responsabilidad y entereza las diferentes oleadas de contagios por COVID-19. "Hemos dado una respuesta basada en la profesionalidad y el compromiso. A pesar de las dificultades, los intensivistas no hemos bajado los brazos", afirma.

Médicos, enfermeros y auxiliares se han coordinado para trabajar en unidades de cuidados intensivos extendidas, al tiempo que afrontaban un desafío científico y profesional sin precedentes. Su compromiso, afirman, se ha hecho patente no solo en la atención a los pacientes, sino también con respecto a las familias, el resto de las especialidades y la sociedad en general, abriendo las UCI en la medida de lo posible y dando a conocer la realidad de la Medicina Intensiva de nuestro país.

"No podíamos fallar en el mayor reto que ha tenido la Medicina Intensiva en toda su historia. No podíamos fallar a la gente. Hemos habilitado tantos espacios como ha sido necesario y nos hemos coordinado para que nadie se quedara fuera, incluso con prestaciones tan complejas como la ECMO. La vocación y el compromiso con la sociedad ha sido clave, también en acercar los pacientes a sus familias cuando ha sido posible", prosigue Ferrer.

Es precisamente este aspecto, el del compromiso social, el que vertebra la semana que viene el LVI Congreso Nacional de la SEMICYUC, que lleva como lema 'Comprometidos socialmente'. Está previsto que durante el Congreso se den a conocer los últimos datos actualizados del Registro COVID-19 de la SEMICYUC, que analiza el perfil de los pacientes críticos que han ingresado en las UCI de nuestro país por coronavirus.

Este registro es el más importante de España en lo que respecta a pacientes críticos con SARS-CoV-2 y permite un buen número de investigaciones y estudios paralelos que benefician a toda la comunidad científica. "Los intensivistas han liderado el conocimiento científico en el paciente grave, mediante registros, proyectos de investigación y ensayos clínicos hemos visto como mejoraban los tratamientos y se reducía la mortalidad", explica el doctor Ferrer