Actualizado 30/10/2012 18:57 CET

Matesanz alerta de la capacidad tumoral incontrolada de las células madre usadas en tratamientos no aprobados

Rafael Matesanz
CEDIDA

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

En España el turismo de células madre para trasplante y otros tratamientos terapéuticos "esta bastante bien controlado", según explica el director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Rafael Matesanz, quien ha advertido del desconocimiento entre la población de la capacidad tumoral incontrolada de las células madre usadas en tratamientos no aprobados.

En los últimos años esta creciendo este tipo de turismo, un "fenómeno universal", ha explicado a Europa Press, que hace necesario generar un mayor control e información sobre células madre en todo el mundo. Hay que tener en cuenta que afecta a todos los países, ya que se está hablando del uso no controlado de células madre en tratamientos no estandarizados ni regulados por las agencias del medicamentos, ni ninguna agencia de control sanitario.

Precisamente, con el objetivo de trasmitir mayor información sobre el empleo de estas células, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, hacia la pasada semana un llamamiento ante el "indiscriminado" uso, y la consecuente confusión que puede generar, del término 'células madre', así como su uso aprobado.

No obstante, lo que preocupa especialmente a Matesanz es el turismo de células madre para trasplantes que en España no se publicita gracias al control regulatorio, lo cual, añade, "no quiere decir que no exista"; y que tienen un amplio mercado en países asiáticos y latinoamericanos.

Esto ocurre sobre todo en China, que "se ha convertido en la Meca de estas terapias", y en algunos países Iberoamericanos, donde se ha detectado su uso en terapias no controladas con consecuencias mortales para varios pacientes.

Matesanz entiende que las clínicas que anuncian el uso de células madre sin evidencia demostrada lo que pretenden es aprovecharse de personas con patologías graves, sin tratamiento estándar, que "acuden a clínicas porque publicitan como terapias milagrosas tratamientos basados en células madre". Del mismo modo, entiende como "lógico y humano" que estos pacientes puedan creer que se puede beneficiar de estos tratamientos muchas veces mortales, "aunque no justifica su uso".

Con el objetivo de aumentar el control en Iberoamérica, la Red y el Consejo Iberoamericano de Donación y Trasplantes, que acaba de celebrarse en Ecuador, ha aprobado por unanimidad la 'Resolución de Quito' contra el turismo de células madre para trasplante y su uso sin evidencia demostrada, una iniciativa propuesta y redactada ONT.

"Nos pusimos de acuerdo entre todos los países que la forman en reforzar la legislación en contra de este fenómeno; en difundir este tipo de información y, sobre todo, en alertar a la población de que existe este fenómeno por el que no se pueden dejar engañar", ha explicado.

REGULACIÓN DE LAS CÉLULAS MADRE

Con la excepción de los, las terapias con células madre utilizadas para el tratamiento de cualquier tipo de enfermedad son consideradas medicamentos y, por tanto, su desarrollo, autorización y utilización debe realizarse de acuerdo con las normas específicas establecidas para este tipo de medicamentos en Europa y España.

Así, Matesanz recuerda que los tratamientos aprobados son los de uso con células madre sanguíneas, estandarizados ya en trasplantes de precursores hematopoyéticos en los hospitales de todo el mundo; y, por otra parte, los que se conocería como tratamientos con células madre como tal, únicos aprobados en la legislación europea, que son los implante de condrocitos autólogos de las articulaciones, el implante de queratinocitos para tratamiento de quemados en la piel y el tratamiento de lesiones corneales con células troncales limbocorneales.

El resto, recuerda, solo puede ser utilizado en el entorno de un ensayo clínico regulado por las agencias reguladoras y, por tanto, "debe hacerse bajo un estricto control", ya que, de lo contrario, la administración de células de una manera incontrolada puede tener "graves efectos secundarios sobre los pacientes".

Por lo tanto, la utilización de medicamentos basados en células madre fuera de las modalidades enunciadas anteriormente no está autorizada y carece de garantías de calidad, eficacia y seguridad. Y, su aprobación, recuerda, debe realizarse de acuerdo con las normas específicas establecidas para este tipo de medicamentos en Europa y España.

Actualmente, concluye, se han aprobado dos ensayos de células madre embrionarias en Estados Unidos, sin embargo en algunas regiones de China se publicita el tratamiento con estas células "que hoy por hoy no se controlan de ninguna manera". Esto demuestra, "la absoluta necesidad de un control de estas células madre", que "tienen una gran capacidad para provocar tumores" y que, reitera, "se uso de un modo descontrolado".