Más cerca del desarrollo de fármacos antienvejecimiento

Actualizado 11/03/2013 15:14:10 CET

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia, aseguran que los medicamentos que combaten el envejecimiento pueden estar en el mercado dentro de cinco años, después de haber detectado una enzima diana con propiedades antienvejecimiento.

El estudio, publicado en el último número de la revista 'Science', podría tener el potencial de prevenir enfermedades relacionadas con la edad, como el cáncer, el Alzheimer o la diabetes tipo 2.

La enzima diana, SIRT1, se conecta de forma natural por la restricción calórica y el ejercicio, pero también puede ser mejorada a través de activadores. El más común de origen natural es el resveratrol, que se encuentra en pequeñas cantidades en el vino tinto, pero también hay otros activadores sintéticos con una actividad mucho más fuerte que ya se están desarrollando.

De hecho, ya se han producido resultados prometedores en algunos ensayos con implicaciones para el cáncer, la enfermedad cardiovascular y la insuficiencia cardiaca, diabetes tipo 2, enfermedades de Alzheimer y de Parkinson, la enfermedad de hígado graso, cataratas, osteoporosis, atrofia muscular, trastornos del sueño y enfermedades inflamatorias tales como la psoriasis, artritis y colitis (enfermedad inflamatoria intestinal).

"En la historia de los medicamentos nunca ha habido un fármaco que pellizque a una enzima para hacerlo correr más rápido", dice el profesor David Sinclair, un genetista con el Departamento de Farmacología de la UNSW.

Este experto reconoce que estos medicamentos pueden "imitar los beneficios de la dieta y el ejercicio, pero no hay un impacto en el peso", dice el profesor Sinclair, quien sugiere que esta nueva terapia debería ser primero comercializada para la diabetes.

Los medicamentos se podrían administrar por vía oral o tópica y, aunque en principio sólo debería ser prescrita en determinadas condiciones, este experto no descarta que algún día pueda tomarse como algo preventivo. "Al igual que se usan las estatinas para prevenir la enfermedad cardiovascular", ha recordado.