Más del 80 por ciento de las mujeres tendrá miomas a lo largo de su vida

Actualizado 18/03/2011 11:51:17 CET

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

Más del 80 por ciento de las mujeres van a tener un mioma a lo largo de su vida y el 60 por ciento de las mayores de 50 años padecen miomas uterinos, tumores benignos frecuentes que, gracias a las técnicas de cirugía mínimamente invasiva, evitan la extirpación del útero en aquellas mujeres que precisan de una intervención.

Una de las formas "más eficaces" para tratar estos tumores es la embolización de arterias uterinas, según explica el experto en Cirugía mínimamente Invasiva Guiada por Imagen Miguel Ángel de Gregorio, que ofrecerá una conferencia sobre el tema en el Hospital Viamed Montecanal de Zaragoza.

"La intervención consiste en cerrar el flujo sanguíneo de las arterias uterinas, a través de una pequeña incisión en la ingle, con lo que se produce la muerte de las células del mioma y se evita su desarrollo o crecimiento", señala.

No obstante, advierte de que no siempre hay que tratarlos, ya que tan sólo precisan de intervención aquellos miomas que dan síntomas. Por lo tanto, está indicado para pacientes que tengan uno o varios miomas mayores de cuatro centímetros y que sean sintomáticos.

La embolización, que se viene realizando esde hace años en el Hospital Viamed Montecanal, ofrece ventajas importantes frente a los tratamientos clásicos, como la histerectomía o la miomectomía pues, según los especialistas del centro, no se extirpa el útero, no hay apertura del abdomen, se realiza con anestesia local o epidural, la hospitalización oscila entre 24 y 36 horas y la recuperación se produce en menos de una semana.

Según apunta este experto en Radiología, la embolización se utiliza, asimismo, para tratar el síndrome de congestión pélvica, siendo el único procedimiento capaz de acabar con las varices pélvicas.

"Aunque es una patología poco diagnosticada, alrededor del 20 por ciento de las mujeres de 30 y 40 años de edad media, con fuertes dolores menstruales tras, al menos, un embarazo padece este síndrome. En ocasiones, las varices se extienden hasta la vagina o la vulva, provocando dolores y molestias", añade.