Más de 200.000 personas ya han depositado su última voluntad en el Registro Nacional

Publicado 14/10/2015 12:07:55CET
Alfonso Alonso en el Congreso
EUROPA PRESS

MADRID, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

Más de 200.000 españoles han depositado ya sus instrucciones de última voluntad en el Registro Nacional de Instrucciones Previas, quedando registradas de manera anticipada su voluntad frente a circunstancias en las que no sean capaz de expresarse personalmente, sobre los cuidados y el tratamiento de su salud o sobre el destino, una vez llegado el momento, de su cuerpo o sus órganos.

Según ha explicado el ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, a una pregunta del portavoz de Sanidad del PSOE, José Martínez Olmos, en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, éste dato demuestra que la actual Ley de Autonomía del Paciente "incluye las garantías para morir con dignidad", y, por tanto, no es necesario desarrollar una Ley estatal de muerte digna.

Olmos, que ha lamentado la "actitud incalificable" de la Xunta gallega respecto a la decisión que, en un principio, tomaron ante la petición de los padres de Andrea -para quien pedían una muerte digna-, ha afirmado que "en España no hay una garantía para el derecho de una muerte digna". Además, ha lamentado que hasta en dos ocasiones el partido que Gobierno se haya negado a aprobar una iniciativa del PSOE para que "hubiera una ley de muerte digna para todos".

Ha acusado a Alonso de haber desatendido su obligación, porque "podría haber intervenido ante el atropello del Gobierno de la Xunta". No obstante, no el sorprende esa actitud ya que, afirma, "en esta legislatura el ministerio de Sanidad ha sido un ministerio sin cabeza, lo era antes, con Ana Mato, y lo es ahora, con usted".

"Han cerrado una legislatura esquilmando derechos, recortando fondos para la investigación en terapias avanzadas, y echando a 30.000 profesionales de la sanidad pública. En definitiva, han desatendido una de las herencias más preciadas que han podido recibir de la democracia española, como es la sanidad", ha advertido.

"En el caso de la muerte digna es una evidencia que ustedes desatienden la obligación de que los ciudadanos seamos iguales en todos el territorio, pero esto afortunadamente se esta acabando, en diciembre se van a celebrar elecciones y vamos a poder tener la oportunidad de ejercer un cambio en el Gobierno para poder darle prioridad a la sanidad", ha añadido.

Según Olmos, "va a ser el partido socialista quien traiga de nuevo un avance en los derechos porque la ciudadanía tiene derecho a una muerte digna estatal, y eso va a ser posible con un cambio de gobierno porque han perdido la legislatura destrozando el sistema nacional de salud y los derechos de los ciudadanos".

LA "POLITIZACIÓN" DEL CASO ANDREA

El ministro ha reprochado al diputado socialista que utilice "políticamente" el caso de la niña gallega; asimismo, ha recordado su confianza en los médicos que atendieron a la pequeña, y, finalmente, ha destacado la Estrategia de Cuidados Paliativos del Sistema Nacional de Salud.

Así, ha afirmado que la intención es seguir "desarrollando y completando un plan de cuidados paliativos que llegue a todas las personas", un trabajo que se esta realizando en este momento y que viene a completar la labor de formación a los profesionales, así como las guías de actuación que se han elaborado para una mejor atención.

"Este no es un caso para ser utilizando políticamente, es un caso para la comprensión, para la confianza en los médicos y el respeto a la familia, no para el oportunismo político o realizar anuncios electorales. No somos los políticos los que tenemos que dar instrucciones a los médicos sobre cómo deben dar los tratamientos en los hospitales", ha añadido.