UPyD pide a Competencia un informe sobre los efectos del "duopolio" de la externalización sanitaria

Actualizado 17/01/2013 14:29:33 CET
Euro por receta en Madrid
EUROPA PRESS

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Parlamentario de UPyD en la Asamblea de Madrid ha acudido este jueves a la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) para pedir que elabore un informe sobre los posibles efectos adversos del "duopolio" que, a su juicio, se está generando en la sanidad madrileña, ya que solo dos empresas se están haciendo con los servicios que están siendo externalizados.

El portavoz de UPyD en la Asamblea de Madrid, Luis de Velasco, y el responsable del área sanitaria de la formación, Enrique Normand, han sido los encargados de presentar este escrito en el que ven "necesaria y fundada la petición de un informe sobre competencia en los procesos de colaboración público-privada para la gestión hospitalaria y de atención primaria que se están desarrollando en el sector sanitario de España" y en la Comunidad.

Y es que consideran que hay un "elevado riesgo" de que con los procesos de externalización de la gestión sanitaria "se pueda producir un incremento de costes y pérdida de calidad del servicio para los ciudadanos".

Desde la formación magenta creen que estas nuevas fórmulas de colaboración público-privada, en general, "se adoptaron sin estudios previos rigurosos y concediendo los contratos de concesión, en algunos casos, a empresas creadas a través de entidades financieras en las que el poder político que controlaba los procesos tenía influencia directa".

Además indican que "se puede apreciar una concomitancia entre el poder político y el empresarial con procesos de 'puerta giratoria' y un muy escaso número de empresas que compiten cuando se contrata la totalidad de la gestión incluyendo la sanitaria". De hecho, en este punto aseveran que hay "un cuasi duopolio en España entre Capio y Ribera Salud".

A su juicio, estos procesos de separación entre financiador y proveedor plantean desde el punto de vista de la competencia "problemas diversos para conseguir los objetivos de control de costes y mantenimiento o mejora de la calidad sanitaria".

En primer lugar, consideran "esencial que haya empresas variadas dispuestas a concurrir a las licitaciones para evitar quedar en manos de una o de unas pocas que tengan gran capacidad de ponerse de acuerdo para presionar al proveedor". "Hay que evitar procesos de concentración monopolística u oligopolística", insisten y sostienen que "de una de elevada concentración se deriva una acentuación del riesgo moral que se da en esos contratos".

Asimismo, ven "necesario que los pliegos administrativos estén bien redactados" y garanticen "el interés público y un marco claro de restricción presupuesta para las empresas adjudicatarias con el objetivo de evitar que se salten el control de costes".

Piden también que haya "una adecuada regulación de la ejecución de los contratos, del control de su cumplimiento y de las consecuencias de los incumplimientos", y para determinar si hay reducción de costes, "tener en cuenta el gasto sanitario total y no solo el hospitalario".

En quinto lugar, señalan que "un adecuado análisis de la competencia exige que se estudie la existencia de economías de escala en la provisión de servicios hospitalarios y si el modelo de contrucción de pequeños hospitales y la privatización de la gestión sanitaria produce más competencia con ahorro de costes o no".

UPyD relata que la Ley de medidas Fiscales de 2013 permite la externalización de la gestión sanitaria de los seis hospitales de gestión mixta de la Comunidad y de 27 centros de salud, pero destaca que ni el plan de medidas de garantía de sostenibilidad del sistema sanitario, que desarrolla estas medidas, ni la Ley de Acompañamiento "han incluido memoria económica que valore la conveniencia de las mismas".

Además, recuerdan que hay un informe de la Cámara de Cuentas de 24 de septiembre de 2012 que pone de manifiesto que "en ciertos casos de incumplimiento de sus obligaciones no se ha abierto el oportuno expediente sancionador o impuesto las correspondientes penalidades a las sociedades adjudicatarias" de la concesión y que esas empresas "no ejercen las funciones de control, supervisión y fiscalización con la diligencia que les es debida".

En declaraciones a los medios, De Velasco, que ha destacado que están "en contra de la privatización de la sanidad", ha indicado que "hay dos empresas que están dominando este mercado que son Capio y Ribera Salud", lo que podría suponer "costes más altos y deterioro del servicio etc".

"Por lo que se prevé, si va a adelante la privatización de estos hospitales y centros de salud, este duopolio se reforzaría, lo que nos parece enormemente grave en un derecho fundamental como es la sanidad pública", ha destacado.

No obstante, ha considerado que no es irreversible esta externalización sanitaria, y ha indicado que ellos están utilizando todos los instrumentos para evitarla. "Yo creo que el Gobierno de la Comunidad de Madrid se lo tiene que pensar y se lo pensará", ha concluido.