Madrid.-SERMAS indemnizará con 90.000 euros a la familia de una mujer que murió al no diagnosticarle un cáncer vesical

Actualizado 20/05/2010 13:11:28 CET

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha condenado al Servicio Madrileño de Madrid (SERMAS) a indemnizar con 90.000 euros a los hijos de una paciente que falleció al no diagnosticar a tiempo un cáncer vesical en el Hospital La Paz, informó este jueves la Asociación El Defensor del Paciente.

En una sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, la Sala de lo Contencioso-Administrativo estima de forma parcial el recurso interpuesto contra la negativa de la Consejería de Sanidad de acceder a la responsabilidad patrimonial.

De este modo, el TSJM acuerda anular dicha resolución por no ser ajustada al ordenamiento jurídico y, en su lugar, decide reconocer el derecho de los hijos de la fallecida a que se les abone una indemnización de 90.000 euros.

La sentencia determina que un "diagnóstico precoz del cáncer vesical hubiera mejorado su pronóstico y tratamiento". Además, recalca que "un abordaje más temprano de la recidiva diagnosticada ya a primeros de agosto de 2006, hubiera permitido un tratamiento que no fuera sólo paliativo, permitiendo ambos factores sumados, aumentar las esperanzas de vida de la paciente". "Y esta disminución de las esperanzas de vida de la paciente es el daño que debe ser indemnizado", concluye.

DIAGNÓSTICO TARDÍO

Según la sentencia, la paciente venía siendo atendida de síndrome miccional de años de evolución en el Hospital La Paz. En febrero de 2003 se le realiza una urografía que refleja: "Imagen lacunar en pared vesical izquierda", por lo que se le realiza una citología de orina con el informe diagnóstico: "Citología positiva para células tumorales malignas. Imágenes sugestivas de carcinoma urotelial"

En octubre de 2003, se le practica citoscopia en la que se observa una "dudosa trogonitis", el resto de la exploración es normal y no se aprecian imágenes de neoformaciones visibles. Se vuelve a realizar con fecha 13 de noviembre de 2003 en una nueva citología se vuelve a poner de manifiesto "citología positiva para células tumorales malignas. Frotis con imágenes sugestivas de carcinoma urotelial".

En febrero de 2004, la paciente ingresa de forma programada para la realización de una biopsia vesical. Posteriormente, entre junio de 2004 y septiembre de 2006 se realizan revisiones en las cuales la citología es negativa y la citoscopia normal sin que se viesen imágenes sospechosas.

En junio de 2006, la paciente acude al Centro de Salud las Naciones de Getafe (Madrid) por dolor e inflamación de varios días de evolución tras sufrir un golpe en el tobillo siendo diagnosticada de: "Esguince en el tobillo izquierdo y contractura abductores"

El 5 julio de 2006, la mujer continúa con dolor e inflamación del miembro inferior izquierdo a nivel del muslo y pantorrilla, siendo derivada tras valoración en el Centro de Salud de Getafe a la Paz, para descartar flebitis, donde tras efectuar pruebas diagnosticas se concluye que tiene: "Artrosis en el tobillo y posibles secuelas de esguince de tobillo".

Como el dolor y la inflamación del miembro inferior y región inguinal izquierdo persistían, acude de nuevo con fecha 4 de agosto de 2006 a urgencias del hospital, quedando ingresada, con el diagnóstico: "Trombosis venosa profunda ileofemoral secundaria a atrapamiento vascular por conglomerado adenopático, probablemente a su proceso vesical previo"

Los días 2, 4, 12 y 27 de septiembre de 2006 acude nuevamente al Servicio de Urgencias de la Paz con dolor progresivo de miembro inferior izquierdo donde no se le detecta ninguna patología grave y sin ningún juicio diagnóstico nuevo, tan sólo: "Dolor de tipo mecánico" derivándola a Traumatología.

El 7 de noviembre sufre un empeoramiento teniendo que esperar durante tres horas una ambulancia para poder acudir al hospital por hemorragia rectal aguda, falleciendo a la edad de 78 años.