Actualizado 09/07/2013 14:21:34 +00:00 CET

Madrid permanece en alerta roja por altas temperaturas y Badajoz se sitúa en nivel amarillo

Termómetro ola de calor
EUROPA PRESS

MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

Este miércoles sólo dos provincias permanecen en alerta por altas temperaturas, según el Plan Nacional de Acciones Preventivas contra los Efectos del Exceso de Temperaturas, puesto en marcha a principios de junio por el Ministerio de Sanidad. Se trata de Madrid, que está en alerta roja, y Badajoz, que se ha situado en nivel amarillo.

Así, según los datos del Ministerio de Sanidad, recogidos por Europa Press, la Comunidad de Madrid, con 37,7 grados de máxima y 22,1 de mínima previstos para este jueves, se encuentra en el nivel 3, considerado de alto riesgo, ya que se espera que en los próximos cinco días se superarán en todos ellos las temperaturas umbrales establecidas para Madrid, que son de 36,5 de máxima y 21 de mínima: habrá 38,5 grados el miércoles; 37,3 grados el jueves; 37,5 grados el viernes y 36,7 grados el sábado.

Por su parte, la provincia de Badajoz, con 40,4 grados de máxima y 23 de mínima previstos para este martes, se encuentra en nivel 1 o de bajo riesgo), ya que en los próximos cinco días se esperan que uno o dos de ellos las temperatura superen las umbrales establecidas para esta provincia extremeña en 40 de máxima y 21 de mínima.

Concretamente, según la predicción, se espera que mañana se mantengan en 40 grados las máximas, pero ya bajarán progresivamente a 37,3 grados el jueves; 36,4 el viernes y a 35,3 el sábado. El resto del país se encuentra en nivel verde o de ausencia de riesgo ya que se espera que en los próximos días no se superen los umbrales máximos establecidos para cara provincia.

DE JUNIO A SEPTIEMBRE

El Plan Nacional de Acciones Preventivas contra los Efectos del Exceso de Temperaturas comenzó a aplicarse el 1 de junio, y permanecerá activado hasta el próximo 15 de septiembre. Su objetivo es prevenir y reducir los efectos negativos que el calor puede tener sobre la salud de los ciudadanos, especialmente de los grupos de riesgo o más vulnerables, como ancianos, niños y enfermos crónicos, así como en las personas que trabajan o realizan esfuerzos al aire libre.

Una de las actuaciones prioritarias del Plan es, precisamente, la de alertar a las autoridades sanitarias y a los ciudadanos con la suficiente antelación de posibles situaciones de riesgo. Para ello, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad facilita diariamente a las comunidades autónomas las predicciones de temperaturas (máximas y mínimas) elaboradas por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Para el establecimiento de los niveles de alerta, el Plan tiene en cuenta las siguientes variables meteorológicas: las temperaturas máximas y mínimas previstas a cinco días, las temperaturas máximas y mínimas registradas el día anterior al de la fecha de la predicción y las temperaturas umbrales máximas y mínimas, establecidas en base a las series temporales. todo lo anterior junto a la consideración de la persistencia como factor de riesgo para la salud, la asignación de los niveles se realiza utilizando los siguientes criterios:

Con estos datos, se establecen cuatro estados: nivel 0 (verde), de ausencia de riesgo, que se da cuando se prevé que en ningún día de los siguientes cinco días consecutivos, sean superadas las temperaturas umbrales; nivel 1 (amarillo), de bajo riesgo, cuando se espera que 1 o 2 días de los siguientes cinco días consecutivos, sean superadas las temperaturas umbrales; nivel 2 (naranja), de riesgo medio, cuando se espera que 3 o 4 días de los siguientes cinco días consecutivos, sean superadas las temperaturas umbrales, y nivel 3 (rojo), de alto riesgo, que se activa cuando se espera que se superen las temperaturas umbrales en cada uno de los cinco días siguientes.

En 2012 el nivel de alerta máximo o rojo se activó en las provincias de Zaragoza (2) y Tarragona (1). Se registraron 12 niveles naranjas en la provincia de Madrid y 11 en la provincia de Albacete. Zaragoza, por su parte, fue la provincia que alcanzó un mayor número de niveles de alerta, con 26 niveles amarillos, 9 niveles naranja y 2 niveles rojo en total.

Para minimizar los daños que los grupos más vulnerables pueden sufrir, desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad se insiste en necesidad es observar unas normas básica, como beber agua o líquidos con frecuencia, aunque no se sienta sed y con independencia de la actividad física que realice y no abusar de las bebidas con cafeína, alcohol o grandes cantidades de azúcar, ya que pueden hacer perder más líquido corporal; permanecer en lugares frescos, reducir la actividad física en las horas más calurosas (de 12.00 a 17.00 horas).

Además, aunque cualquier persona puede sufrir un problema relacionado con el calor, recomienda que se preste especial atención a bebés y niños pequeños, mayores y personas con enfermedades que puedan agravarse con el calor y la deshidratación, como las patologías cardíacas.

Asimismo, aconseja usar ropa ligera, holgada y que deje transpirar, no dejar a ninguna persona en un vehículo estacionado y cerrado (especialmente a niños, ancianos o enfermos crónicos); hacer comida ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, zumos, etc.), proteger los medicamentos del calor y consultar al médico ante síntomas que se prolonguen más de una hora y que puedan estar relacionados con las altas temperaturas.