Publicado 16/04/2020 18:23:02 +02:00CET

Madrid insiste en que el Gobierno solo cuenta fallecidos con PCR positiva y que la cifra llegaría a los 10.300

Cámaras funerarias en el edificio conocido como El Dónut, puesto a disposición de las autoridades sanitarias por la Comunidad de Madrid como nueva morgue provisional en las instalaciones de la Ciudad de la Justicia para acoger fallecidos por Covid-19.
Cámaras funerarias en el edificio conocido como El Dónut, puesto a disposición de las autoridades sanitarias por la Comunidad de Madrid como nueva morgue provisional en las instalaciones de la Ciudad de la Justicia para acoger fallecidos por Covid-19. - Comunidad de Madrid

MADRID, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad de Madrid ha insistido en que el Ministerio de Sanidad solo contempla en sus recuentos los fallecidos con coronavirus (Covid-19) en hospitales con PCR positivo o diagnóstico clínico y que la cifra de muertos podría elevarse a las 10.326 personas.

Según han indicado a Europa Press fuentes del Ejecutivo regional, el Ministerio contabiliza en la región a día de hoy y desde el inicio de la pandemia 6.877 muertos con Covid-19 en la región, pero en esos cálculos únicamente contempla los fallecidos en hospitales por PCR positivo o con diagnóstico clínico de la enfermedad.

A ellos, han recalcado las mismas fuentes, habría que sumar los 2.820 ancianos con síntomas de Covid-19 que han fallecido en las residencias de mayores de la Comunidad de Madrid, las 616 personas sospechosas de haber contraído el virus que han muerto en sus domicilios y otras cuatro en la vía pública, según los datos facilitados el pasado martes por el consejero de Sanidad madrileño, Enrique Ruiz Escudero, en la Asamblea de Madrid.

A su vez, en esa contabilidad se podría sumar nueve fallecidos más (dos confirmados y siete con sospechas de Covid-19), cuyos cadáveres se registraron en el Instituto de Medicina Legal.

Estos datos "aumentarán en los próximos días", según se vayan comunicando nuevos fallecimientos a Sanidad Mortuoria, que depende de la Consejería de Sanidad y va "un poco por detrás" de los datos porque su contabilidad se basa en los certificados de defunción.

Sumados todos esos casos y con las "salvedades" mencionadas, en Madrid habrían muerto hasta el momento 10.326 personas por el coronavirus, entre positivos, diagnosticados o con sospecha, en los diferentes hospitales, residencias, viviendas, el Instituto de Medicina Legal y en la vía pública.

EL GOBIERNO REPROCHA A MADRID GENERAR "DESCONFIANZA"

La ministra de Hacienda y Portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha rechazado hoy los datos que han ofrecido comunidades autónomas como Madrid o Cataluña, quienes alertan de que el número de fallecidos por coronavirus es muy superior al de las cifras oficiales del Ministerio de Sanidad, y les ha acusado de "intentar confundir" con las cifras de muertos por la pandemia y crear "desconfianza".

Así se ha pronunciado Montero durante una rueda de prensa en Moncloa, convocada para dar cuenta de los encuentros mantenidos esta mañana por el presidente del Gobierno con Ciudadanos, JxCat y Más Madrid, preparatorios de la Mesa de Reconstrucción que el Ejecutivo quiere que arranque la próxima semana.

María Jesús Montero ha defendido que los únicos datos "fehacientes" son los del Ministerio de Sanidad, que a su vez se los transmiten las comunidades autónomas en base a los criterios que les ha requerido el departamento que dirige Salvador Illa y que a su vez están marcados por la Organización Mundial de la Salud.

El ministro ha repetido en numerosas ocasiones que la definición de "caso" es la que cuenta con un diagnóstico positivo en coronavirus, cuando se le ha preguntado por el incremento excesivo de fallecimientos sobre los ocurridos en idénticas fechas en años anteriores y por las dudas manifestadas por algunas CCAA de que los criterios que se siguen en el recuento sean correctos.

En esta misma línea, la ministra de Hacienda ha querido mandar hoy un "mensaje de absoluta rigurosidad y seriedad" y ha advertido de que "cualquier intento de tratar de confundir a la ciudadanía, a la opinión pública, no aporta luz y provoca sensación de desconfianza o de que no todas las administraciones públicas están cumpliendo con su obligación de rendir datos y de que estos sean de calidad".

Por ello ha hecho un llamamiento para que "no se especule" con cuestiones que, ha dicho, "son muy serias y tienen que ver con el sufrimiento de los ciudadanos". En este contexto, Montero ha pedido que se sigan las recomendaciones de la definición de caso que es lo que permite realizar las comparativas con los países de nuestro entorno.