Actualizado 10/01/2013 16:16:30 +00:00 CET

González ve "injustificada" la nueva huelga sanitaria si es por la privatización asociada a "pérdida de derechos

MADRID, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha calificado de "injustificada" la nueva huelga de médicos convocada por AMYTS y SATSE si la razón es que la "privatización" se asocia a una "pérdida de derechos y servicios", pues ha señalado que este argumento es "falso".

Tras conocer por los medios que ambas organizaciones han convocado una nueva huelga, que podría tener carácter indefinido, González ha señalado que tiene que esperar a ver cuáles son las razones de dicho paro y que respeta "el que cada uno pueda hacer las demandas y reivindicaciones que consideren oportunos".

No obstante, ha señalado que la huelga es "injustificada" si la razón es "la privatización de la sanidad porque se asocia a una pérdida de derechos y servicios". "Eso es falso, por lo que es injustificada si se basa en eso", ha destacado el dirigente madrileño en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

A esto ha añadido que, si además, "se pretende utilizar la atención que tienen derecho los pacientes a recibir por los servicios que paga", le parece que "no es admisible y no se puede jugar con los pacientes para hacer reivindicaciones, por muy legitimas que sean". En su opinión, hay que garantizar la prestación de los servicios "con independencia de que se puedan plantear reivindicaciones".

Antes de conocer la nueva convocatoria de huelga, González ha asegurado que en el Gobierno están "abiertos a todas las medidas de ahorro y reducción efectiva de gasto sanitario" porque no pueden incurrir en déficit, y que si bien hay medidas que los profesionales sanitarios asumen, como la centralización de compras, o la minoración de la farmacia hospitalaria, hay otras que no y las alternativas "tienen que producir ahorro efectivo".

Lo que "no es razonable", en opinión del presidente, es que "algunos de los profesionales", con unas reivindicaciones que no comparte pero respeta, "y que tienen que ver con intereses personales o sindicales", jueguen con los ciudadanos. "No hay justificación, por ejemplo, para que las altas se hayan retrasado un 43 por ciento", ha apostillado.