Actualizado 14/06/2010 14:39 CET

Madrid.- Condenan a un doctor y a su clínica a pagar más de 60.000 euros a una mujer a la que operó mal el pecho

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Primera Instancia 45 de Madrid ha condenado al doctor D.M.C. y a su clínica a abonar a una paciente más de 60.000 euros por operarle más el pecho. Como consecuencia de ello, la mujer sufrió daños estéticos, funcionales, anatómicos, psíquicos y morales.

Según informó hoy la asociación El Defensor del Paciente, la enferma, de 23 años de edad, contrató los servicios de una clínica para someterse a una operación de reducción de mamas y a una liposucción.

El 2 de febrero de 2007, el médico practica a la paciente una liposucción de muslos, glúteos, rodillas, flancos, brazos y abdomen. Poco después, es ingresada para tratamiento quirúrgico de reducción mamaria "con mala evolución y necrosis por incorrecta técnica de sutura tras la reducción mamaria". El 6 de julio de 2007, la paciente además se somete a cirugía de aumento de pecho asimétrica, colocándose implantes submusculares, presentando contractura capsular en ambos pechos.

La asociación recuerda que la paciente se sometió a tres grandes cirugías en cinco meses. Además, señala que, previamente a las intervenciones, la mujer padecía anemia y sufría un grave trastorno psiquiátrico que le afectaba a la capacidad para discernir "los graves defectos" que, según dice, tenían los consentimientos informados que se le dieron, que estaban "incompletos". "La cliente (paciente psiquiátrica) no tenía la capacidad para ponderarlos", agrega la asociación.

Según la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, indica que la paciente sufrió numerosas secuelas tras la operación, lo que supone una "actitud negligente" del médico. El tribunal destaca que el buen resultado de la operación "pudo y debió obtenerse" en un primer momento.

Actualmente, la paciente padece la amputación de cuadrantes inferiores en ambas mamas y atrofia, algo que le influirá si desea dar de mamar a sus hijos.

Tras conocer el fallo de esta sentencia, la presidenta de la asociación, Carmen Flores, señaló que esto es "otro desgraciado ejemplo, de las terribles consecuencias que conlleva el escaso control que existe en España en torno a la cirugía estética y los pocos escrúpulos que tienen algunos comerciales de determinadas clínicas de estética donde por encima de la salud de los paciente prima el dinero".