Londres reconoce que más de 2.100 soldados recibieron atención médica por estrés post bélico

Actualizado 12/03/2007 13:14:53 CET
-

LONDRES, 12 Mar. (EUROPA PRESS)

Más de 2.100 soldados británicos han sido atendidos por problemas mentales desde que volvieron de la guerra en Irak, dijo el gobierno el domingo, aunque la prensa británica informó de que los problemas mentales entre los veteranos de guerra son mayores y señaló que muchos de ellos han recibido tratamientos médicos inadecuados.

El diario 'The Sunday Times' informó de que algunos soldados británicos con problemas mentales derivados de su emplazamiento en Irak y Afganistán están esperando hasta 18 meses para ser atendidos por el Servicio Nacional de Salud (NHS por su nombre en inglés).

Los veteranos con "condiciones de invalidez" tienen derecho a una atención prioritaria en el NHS, pero muchos permanecen en listas de espera, de acuerdo con el diario.

El diario 'The Independent' publicó el domingo un informe similar titulado "Abandonados: el vergonzoso tratamiento de los combatientes británicos". El rotativo indicó que su investigación encontró que más de 21.000 soldados británicos apostados en Irak han padecido casos de ansiedad y depresión.

Combat Stress, una organización sin ánimo de lucro que tiene tres asilos para veteranos con desorden postraumático, reportó un incremento de las derivaciones de pacientes.

" Veinticinco años después de la guerra de las Malvinas (contra Argentina), hemos visto a menos de 400 soldados", expresó al diario 'The Sunday Times' Toby Elliott, director ejecutivo de esa organización. "La tasa de admisiones por la guerra en Irak es mucho mayor. El temor es que sea sólo el comienzo de lo que vendrá durante muchos años", sostuvo.

El ministerio de Defensa británico dijo el domingo a la agencia de noticias AP que 2.123 soldados británicos han sido atendidos por problemas mentales después de llegar de la guerra en Irak. Pero la cartera indicó también que las cifras no han sido actualizadas desde septiembre del 2006.

Una portavoz del Ministerio manifestó que la cantidad representa sólo un 2% de los soldados que han sido desplegados en Irak. Indicó que los problemas incluyen un tipo de estrés relacionado con los combates o problemas al regresar al país, desorden postraumático, y alcoholismo y consumo de drogas. Habló a condición de mantener su nombre en el anonimato, siguiendo la política del Gobierno.

Reaccionando a los informes del 'The Sunday Times', 'The Independent' y otros diarios, el Ministerio emitió un comunicado de un cirujano militar, el teniente general Louis Lillywhite, defendiendo la atención médica que se le ofrece a los veteranos.

Dijo que un sondeo realizado este año en pacientes atendidos en un hospital militar para veteranos de Irak y Afganistán encontró que "todos calificaron a su atención como excelente, muy buena o buena".