Llega a Europa un nuevo fármaco contra la artritis reumatoide que mantiene la mejoría durante un año

Actualizado 13/06/2007 21:08:06 CET
-

BARCELONA, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha autorizado un nuevo fármaco biológico contra la artritis reumatoide, el abatacept, comercializado por Bristol-Myers Squibb (BMS) como 'Orencia', que consigue una mayor eficacia que otras terapias similares y consigue mantener la mejoría de los pacientes durante al menos un año, según las conclusiones de un estudio clínico presentado hoy en Barcelona en el marco del XVIII Congreso Europeo de Reumatología. Una vez recibido el visto bueno de las autoridades europeas, el fármaco llegará a España el próximo año, según informaron a Europa Press fuentes de BMS.

En concreto, este fármaco, que se administra en combinación con el tratamiento estándar (el metotrexato) y está indicado para pacientes con artritis reumatoide activa de moderada a grave que hayan tenido una respuesta inadecuada a otros antirreumáticos (entre ellos al menos un inhibidor del factor de necrosis tumoral o antiTNF), consigue que la enfermedad mantenga una actividad baja en el 35,3 por ciento de los casos e incluso la remisión de la misma en el 18,7 por ciento de los sujetos.

Sin embargo, en el caso del fármaco antiTNF infliximab, sólo el 22,4 por ciento de los pacientes consiguió una actividad baja de la enfermedad y el 12,2 consiguieron la remisión de la artritis reumatoide, según los resultados, referidos a la escala DAS28. En el estudio participaron un total de 431 enfermos con respuesta inadecuada a metotrexato y que no habían sido tratados anteriormente con una terapia antiTNF, que se dividieron en tres grupos según si eran tratados con el antiTNF infliximab (165 pacientes), con abatacept (156) o con placebo (110).

En este sentido, el jefe de Reumatología del Hospital Virgen de la Macarena de Sevilla, el doctor Federico Navarro, que ha participado en el desarrollo del fármaco en España, destacó que 'Orencia' presenta un mecanismo de acción "absolutamente original", ya que ninguno de los fármacos que existen actualmente se dirige a la fase de la activación de las células T, que es el primer paso del proceso inflamatorio característico de la artritis reumatoide.

De hecho, el medicamento es el primer fármaco perteneciente a una nueva clase de tratamientos biológicos, los moduladores de la señal de coestimulación de los linfocitos T, y actúa sobre una de las dos señales necesarias para activar a estas células del sistema inmunológico que desencadenan la inflamación.

A diferencia de 'Orencia', los fármacos de los que se disponía hasta ahora estaban dirigidos a bloquear moléculas que se producen "muy abajo en la cascada de la inflamación", como la molécula TNF, que no tiene "nada que ver con el inicio de la enfermedad". "Esta es una diferencia esencial", dijo Navarro.

Por otro lado, a diferencia de las moléculas actuales, que tienen un inicio de acción rápido y después su actividad "incluso desciende" debido a la producción de anticuerpos, lo que hace necesario aumentar las dosis, con 'Orencia' "se observa una velocidad en el inicio quizá algo más lenta, pero que se va incrementando a lo largo de tiempo, de forma que entre el primer y el segundo año la acción la acción sigue incrementándose". "Esto es algo que no aparece en el resto de tratamientos", explicó.

Al mismo tiempo, los pacientes responden de forma mantenida a esta molécula, que se administra por vía intravenosa, lo que es "muy importante", ya que supone para un paciente "tener la certeza de que su mejoría de va a mantener a lo largo del tiempo".

ADMINISTRACIÓN DOMICILIARIA DEL FÁRMACO

En cuanto a los efectos adversos, el doctor Navarro explicó a Europa Press que el efecto esperable es que surja alguna infección, que suele ser tratada con "bastante facilidad", si bien hay que tener en cuenta también los efectos inmediatos propios de cualquier infusión intravenosa.

En este sentido, frente a las cinco o seis horas de infusión necesarios en el caso de otros fármacos para reducir la velocidad en que la proteína entra en el organismo, con 'Orencia' se puede hacer una infusión en 30 minutos y hay una "magnífica tolerancia".

"En nuestra experiencia no hemos tenido nunca ninguna reacción adversa a la administración del fármaco, y esto realmente da mucha confianza; tanta que estamos contemplando la posibilidad de poder hacer infusiones en el mismo domicilio del paciente", dijo.

En cuando al perfil de seguridad y tolerabilidad del fármaco en sí, los resultados del citado estudio clínico, concluyen que a los seis meses de tratamiento la frecuencia de efectos adversos en los pacientes tratados con abatacept era del 82,7 por ciento, del 84,8 por ciento en el caso de los tratados con infliximab y del 83,6 con placebo. Asimismo, sólo el 5,1 por ciento de los enfermos tratados con el nuevo fármaco padeció efectos adversos graves, frente al 11,5 por ciento en el grupo de infliximab y el 11,8 por ciento en el de placebo.

Por último, el doctor Navarro destacó que, en general, con la artritis reumatoide "no hay que perder el tiempo" y no hay que poner en marcha el tratamiento del paciente en cuanto hay diagnóstico, primero con anrtiinflamatorios y luego con metotrexato, que es "la piedra angular del tratamiento inicial", para posteriormente, una vez que el paciente deja de responder, pasar a las terapias biológicas.

En cuanto al coste de los nuevos tratamientos, el doctor Navarro indicó que son productos "caros", aunque cuando se hacen estudios de comparación de coste-utilidad, "estos fármacos son mucho más rentables" que otros de uso muy extendido como los antihipertensivos o los hipolipemiantes.

Por otro lado, el profesor Michael Schiff, director de la Unidad de Investigación Clínica de Artritis de Denver (Estados Unidos), presentó también en Barcelona los resultados de otro estudio que demuestran que un paciente tratado con un antiTNF puede pasar directamente a recibir 'Orencia' sin tener que esperar un periodo de tiempo que se traduce generalmente en mayor sufrimiento para el paciente.