Actualizado 01/04/2013 11:48:37 +00:00 CET

Junta y psicólogos renuevan su colaboración para la especialización de estos profesionales en catástrofes

SEVILLA, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Justicia e Interior de la Junta de Andalucía y los colegios de psicólogos andaluces han puesto de relieve su voluntad para seguir fomentando la especialización de los profesionales en la atención a víctimas, familiares y afectados por situaciones de emergencia y grandes catástrofes.

La Consejería, a través de la Dirección General de Interior, Emergencias y Protección Civil, ha trasladado a los colegios de psicólogos de Andalucía occidental y oriental la apuesta de la Junta por la formación especializada de estos profesionales en habilidades y técnicas de inteligencia emocional que contribuyan a mejorar la atención de las personas afectadas por situaciones graves.

Asimismo, según informa este sábado en un comunicado, el Gobierno andaluz ha garantizado además a los representantes de los psicólogos andaluces la continuidad de esta línea de colaboración que se mantiene con estas entidades desde el año 2006.

Así, además de la especialización teórica, todos los profesionales que intervienen en la gestión de las emergencias reciben formación en materia psicológica para mejorar sus actuaciones en estos casos. Esta preparación especializada va dirigida a miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, sanitarios y técnicos de emergencias, que son adiestrados desde la práctica mediante simulacros organizados por la Consejería.

Los colegios de psicólogos mantienen de forma permanente un Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias y Desastre (Giped), integrado por profesionales con formación actualizada en cada una de las provincias andaluzas y que están operativos para actuar en caso de grandes catástrofes o situaciones de emergencia que así lo requieran.

De esta manera, la Consejería y estos profesionales establecen un sistema de actuación coordinado para la intervención ante situaciones de emergencia o catástrofe de dichos grupos de terapeutas para paliar los efectos relacionados con el sufrimiento emocional que provocan estas dramáticas situaciones.

El proyecto de colaboración incluye la formación permanente y continuada de los psicólogos y el desarrollo de programas preventivos dirigidos a los miembros de las administraciones intervinientes en la gestión de la emergencia o catástrofe. Así, la formación y el asesoramiento técnico incluidos en el programa se llevan a cabo mediante jornadas, seminarios, edición de material docente, simulacros y herramientas de sensibilización y divulgación.