Las inyecciones de células madre mejoran las lesiones espinales en ratas

Actualizado 28/05/2013 11:21:30 CET

MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

Un equipo internacional liderado por investigadores de Escuela de Medicina de la Universidad de California San Diego (Estados Unidos) ha descubierto que una sola inyección de células madre neurales humanas produce la regeneración neuronal y mejora la función y la movilidad en ratas con discapacidad por una lesión aguda de la médula espinal (SCI), un hallazgo que se publica en la edición digital de este martes de la revista 'Stem Cell Research & Therapy'.

Martin Marsala, profesor en el Departamento de Anestesiología, con sus colegas de la Universidad de California San Diego y Eslovaquia, República Checa y Países Bajos, dijo que el injerto de células madre neurales derivadas de la médula espinal del feto humano al sitio de lesión de la médula de las ratas produjo una gama de beneficios terapéuticos: menos espasticidad muscular para nuevas conexiones entre las células madre inyectadas y las neuronas sobrevivientes de acogida.

"Los principales beneficios fueron la mejora en el posicionamiento y el control de las patas durante pruebas de marcha y la supresión de la espasticidad muscular", dijo Marsala, especialista en trauma de la médula espinal y trastornos relacionados con lesiones espinales. La espasticidad, tono muscular exagerado o espasmos incontrolados, es una complicación seria y común de lesión traumática de la médula espinal.

Las células madre humanas, según los científicos, parecían tener fuerza en el sitio de la lesión. "En todos los animales con células injertadas, hubo injertos robustos y se observó maduración neuronal de las neuronas humanas injertadas --dijo Marsala--. Es importante destacar que quistes o cavidades que se pueden formar en o alrededor de lesiones de la médula no estaban presentes en ningún animal tratado con células. La cavidad de lesiones estaba completamente llena por las células injertadas".

Las ratas recibieron los injertos de células madre puras tres días después de la lesión (no se utilizaron otros materiales de apoyo) y se les dio medicamentos para suprimir una respuesta inmune a las células madre extranjeras. Marsala dijo que el injerto en cualquier momento es probable que funcione en términos de bloqueo de la formación de las cavidades de la lesión de la columna, pero se necesita más trabajo para determinar cómo el tiempo afecta al beneficio neurológico funcional. Las células madre injertadas, según Marsala, parecen estar haciendo dos cosas: estimular la regeneración de las neuronas de acogida y la sustitución parcial de la función de las neuronas perdidas.

"Las células madre de la médula injertadas son una fuente rica de diferentes factores de crecimiento que puede tener un efecto neuroprotector y puede promover la germinación de las fibras nerviosas de las neuronas de acogida. También se ha demostrado que las neuronas injertadas pueden desarrollar contactos con las neuronas de acogida y, en cierta medida, restaurar la conectividad entre los centros, por encima y por debajo de la lesión, que están implicados en el motor y el procesamiento sensorial", añade.

EL OBJETIVO ES EL DESARROLLO DE CÉLULAS PRECURSORAS NEURALES

Los científicos utilizaron una línea de células madre embrionarias humanas recientemente aprobadas para ensayos en humanos de fase I en pacientes con lesiones de la médula traumáticas crónicas. Marsala dijo que el objetivo final es el desarrollo de las células precursoras neurales (capaces de convertirse en cualquiera de los tres tipos de células principales en el sistema nervioso) a partir de células madre pluripotentes inducidas derivadas de pacientes, que probablemente eliminan la necesidad de tratamiento de inmunosupresión.

Pendiente de aprobación por la Junta de Revisión Institucional de la Universidad de California San Diego, el siguiente paso es un pequeño ensayo de fase I para probar la seguridad y eficacia en pacientes que han sufrido una lesión en la médula espinal dorsal (entre las vértebras T2-T12) uno o dos años antes y que no tienen función motora o sensorial en o por debajo del sitio de lesión de la médula.

"Esto es emocionante, sobre todo porque, históricamente, ha habido muy poco que ofrecer a los pacientes con lesión medular aguda", dijo el coautor del estudio, Joseph Ciacci, profesor de Cirugía y director del Programa de la Residencia de Neurocirugía de la Facultad de Medicina en la Universidad de California San Diego.

Ciacci, quien también es jefe de Neurocirugía para el Sistema de Salud de Asuntos de Veteranos de San Diego y que supervisará el ensayo clínico, dijo que si el estudio inicial confirma la seguridad y eficacia, así como la viabilidad de las células implantadas, la regeneración neuronal y disminución de la espasticidad, el protocolo se puede ampliar a otros pacientes con otras formas de lesión de la médula espinal severa.