Investigadores españoles coordinarán el primer banco europeo de cerebros de enfermedades mentales

Actualizado 03/04/2007 18:16:41 CET
-

BILBAO, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad del País Vasco serán los encargados de coordinar la creación del primer banco de enfermedades mentales en Europa de la Red de Enfermedades Mentales y Trastornos Afectivos y Psicóticos (REM-TAP), que reunirá cerebros donados por pacientes psiquiátricos aquejados de depresión, esquizofrenia y trastorno bipolar.

El banco contará con un único registro informático y un único coordinador, pero, en cuanto a lugar físico, probablemente no estará centralizado, si bien una de las sedes será la Universidad del País Vasco. Un embrión del banco de cerebros estará en marcha en cuatro años.

Según explicó la UPV en un comunicado, aunque hay "algunas colecciones de muestras", en Europa no existe como tal un banco de cerebros de enfermedades mentales. Por tanto, constituirlo es uno de los objetivos de la Red de Enfermedades Mentales y Trastornos Afectivos y Psicóticos (REM-TAP), una de las redes de investigación cooperativa impulsadas por el Instituto de Salud Carlos III, organismo público adscrito al Ministerio de Sanidad y Consumo y responsable de fomentar la investigación en biomedicina y ciencias de la salud.

Dentro de esta iniciativa, será el nodo de la Universidad del País Vasco que participa en esa red el que se encargue de la coordinación del proyecto. El investigador principal del nodo de la UPV y coordinador, por tanto, del proyecto del banco de cerebros, es Javier Meana, catedrático de la Facultad de Medicina y Odontología.

Meana dirige en la UPV el grupo de neuropsicofarmacología, que investiga sobre el origen biológico de enfermedades mentales, principalmente depresión, y en el desarrollo de nuevos tratamientos farmacológicos, y cuenta con una experiencia de 20 años trabajando con muestras de cerebro. En la actualidad gestiona una colección de más de 500 muestras.

El banco de cerebros proyectado reunirá cerebros donados por pacientes psiquiátricos aquejados de depresión, esquizofrenia y trastorno bipolar y, por tanto, "perfectamente diagnosticados, lo cual incrementa enormemente el abanico de las investigaciones que permitirá realizar, al conjugar un tejido de valor incalculable con los datos clínicos de ese paciente", destacó la UPV. Los donantes estarán amparados por todo el sistema de protección de datos.

El programa de donantes que debe generar el grupo de la UPV será similar al de donación de cuerpos a la Facultad de Medicina y Odontología de esta institución, programa que funciona desde hace dos décadas. En el caso del banco de cerebros, explicó la UPV, será "fundamental" la colaboración tanto de los clínicos que atienden a estos pacientes como de las asociaciones de enfermos. El paciente, por tanto, donará su cerebro, que, cuando fallezca, se extraerá y preparará para la investigación.

La universidad destacó que disponer del cerebro completo, en lugar de muestras, permite realizar más investigaciones y poder aplicar más técnicas, que requieren diferentes formas de conservación (en parafina, formol, congelado). Por ello, deben sistematizar y homogeneizar los procedimientos para que se trabaje con el mismo protocolo y los cerebros se procesen, guarden y etiqueten de la misma manera, sea cual sea el lugar donde se obtengan.

RED DE ENFERMEDADES Y TRASTORNOS

La Red de Enfermedades Mentales y Trastornos Afectivos y Psicóticos fue aprobada el pasado mes de diciembre e integra a diecisiete grupos, que fueron admitidos tras ser valorados por un panel de asesores internacionales. Aunque el de la UPV no es el único de una universidad, la mayoría de ellos son grupos clínicos de hospitales.

Junto con el proyecto del banco de cerebros, la REM-TAP acometerá otros tres programas en los próximos cuatro años, la duración en principio aprobada y que cuenta con financiación -sólo el primer año el presupuesto total asciende a un millón y medio de euros-.

Uno de esos programas interdisciplinares atañe a la creación de una biblioteca virtual de instrumentos y metodologías en salud mental y discapacidades, que reúna todo tipo de cuestionarios, tests previamente validados. Otro de ellos trabajará en genotipación, buscando sobre muestras de ADN alteraciones genómicas o genéticas en estos pacientes, y en coordinación con la plataforma Genoma España, que se ocupa la genotipación de diferentes patologías. El tercer proyecto trata la identificación y validación de dianas terapéuticas.

En los tres proyectos participa el nodo de la UPV, que integran, además del grupo de neuropsicofarmacología de Meana, el del doctor Miguel Gutiérrez, catedrático y jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital de Cruces, y el del profesor Javier Ballesteros, especializado en epidemiología.