Investigadores avanzan en el tratamiento de tumores por medio del aumento localizado de su temperatura

Actualizado 29/02/2008 14:43:56 CET
EP

ZARAGOZA, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Universidad de Zaragoza ha contribuido al avance del tratamiento de tumores por medio del aumento localizado de su temperatura gracias al trabajo desarrollado por un equipo multidisciplinar compuesto por investigadores del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A) y del Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón (ICMA-CSIC).

Los investigadores han desarrollado una instalación capaz de medir con mayor precisión de la conseguida hasta la fecha --y por primera vez sin intercambio de calor con su entorno-- la eficiencia del calentamiento de materiales sólidos y líquidos con campo magnético, según informó la institución académica en un comunicado.

Se trata de un sistema, actualmente en trámite de patente, que ofrece enormes posibilidades de aplicación en los campos científico, médico e industrial, aseguraron las mismas fuentes, que precisaron que es una importante aportación para el estudio del tratamiento de tumores por medido de su calentamiento localizado, así como en multitud de procesos industriales de calentamiento.

Esta investigación ha generado expectativas en numerosos grupos de investigación y en empresas del sector farmacéutico y se publicará el mes de marzo en una revista científica. Los investigadores aragoneses que la han desarrollado forman parte del Grupo de Electrónica de Potencia del I3A y el Grupo de Propiedades Térmicas y Magnetismo Molecular (TERMOMAG) del Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón.

Los trabajos se enmarcan en un proyecto de investigación financiado por el Ministerio de Educación y Ciencia durante los últimos tres años. La experiencia del grupo TERMOMAG en el desarrollo de instrumentación en el ámbito de las propiedades térmicas unida a la experiencia del Grupo de Electrónica de Potencia en el ámbito de la radiofrecuencia y las aplicaciones de calentamiento por inducción han permitido la creación de este sistema.

El equipo ha trabajado sobre diversos materiales, como metales y aleaciones, aunque las principales pruebas de la instalación se han realizado con ferrofluidos --suspensiones acuosas de nanopartículas magnéticas--. Estos líquidos se utilizan para detección de tumores y focalización de la radiación mediante su calentamiento con campo magnético alterno.

MEJORA SUSTANCIAL

Este nuevo sistema mejora sustancialmente los equipos disponibles en la actualidad ofreciendo valores de calentamiento mucho más precisos, explicaron desde la Universidad de Zaragoza. Esta mejora es fundamental para el estudio de la distribución de temperaturas en tejidos patrón para optimizar las terapias médicas de hipertermia y, en concreto, para seleccionar las nanopartículas magnéticas más adecuadas para el tratamiento localizado de tumores por hipertermia.

La hipertermia es una técnica empleada para elevar la temperatura humana por medio de ondas electromagnéticas de 40 grados Centígrados hasta 44 grados Centígrados. A partir de los 42 grados Centígrados se produce muerte celular.

En las partes del tumor más irrigadas, el calor es expulsado más rápidamente a través de la sangre, y la quimioterapia actúa más eficazmente. En aquellas menos irrigadas, el efecto de la quimioterapia es menor y el de la hipertermia más intenso. Además, el uso de este sistema no aumenta los efectos secundarios de la quimioterapia, señalaron las mismas fuentes.

En el caso de la hipertermia con fluidos magnéticos, uno de los campos de aplicación de la instalación desarrollada, la utilización de nanopartículas localizadas en el tumor permite calentar únicamente la zona cancerígena, sin dañar a los tejidos sanos.