Un investigador de la UCV dice que la clonación terapéutica "merece una valoración negativa" desde la ética

Actualizado 16/05/2013 18:47:09 CET

VALENCIA, 16 May. (EUROPA PRESS) -

El director del Instituto de Ciencias de la Vida de la Universidad Católica de Valencia y miembro de la Pontifica Academia para la Vida, Justo Aznar, ha asegurado este jueves que la "clonación terapéutica" anunciada por científicos de la Universidad de Oregón (EEUU) "supone un indudable avance técnico, pero éticamente merece una valoración negativa, pues para obtener las células madre embrionarias de esos embriones clonados hay que destruirlos, lo que éticamente no es admisible".

Además, ha denunciado la "manipulación semántica que se utiliza para vender mejor esta técnica", pues el término "clonación terapéutica" no es, a su juicio, apropiado porque la aplicación clínica que pueda darse a este descubrimiento "es por hoy aún lejana e incierta". Así, ha indicado que en realidad debería llamarse a esta técnica "clonación experimental, pues se clonan estos embriones para experimentar con ellos", ha informado el arzobispado en un comunicado.

Aznar ha añadido que "todas las dificultades éticas en que incurre este proceso podrían evitarse usando células IPS (células adultas reprogramadas)", pues las posibilidades de utilización de éstas son muy similares a las de las células embrionarias que podrían derivarse de los embriones clonados.

El investigador valenciano ha lamentado que "para obtener las líneas celulares de la llamada clonación terapéutica hay que partir de un embrión humano de cinco o seis días, que tiene la misma dignidad como ser humano que un adulto, y que hay que destruir".

Justo Aznar ha sido Jefe del Departamento de Biopatología Clínica y coordinador de la Unidad de Investigación Bioquímica, del Hospital Universitario La Fe de Valencia, así como presidente de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia y de la Liga Mediterránea Contra la Enfermedad Tromboembólica.

Ha publicado más de 500 trabajos de investigación, ha dirigido 20 tesis doctorales y le han sido concedidos premios de investigación en distintas áreas, según fuentes de la Universidad Católica de Valencia (UCV). Además, es miembro numerario de la Real Academia de Medicina de la Comunidad Valenciana.