Ingerir bebidas especiales para deportistas puede mejorar el rendimiento físico

Actualizado 10/12/2012 17:56:04 CET
Deporte, Vida Sana, Saludable, Cardiosaludable, Colesterol
FEC

Por el contrario, la deshidratación puede ocasionar serios problemas de salud

MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

Ingerir bebidas especiales para deportistas puede mejorar el rendimiento físico, según ha evidenciado el estudio 'Utilidad en el deporte de las bebidas de reposición con carbohidratos' que ha publicado la revista 'Archivos de Medicina del Deporte'.

En concreto, este trabajo muestra que el estado de hidratación y la provisión de sustratos energéticos "son factores determinantes en el rendimiento físico". Por el contrario, la deshidratación "puede ocasionar serios problemas de salud", explica.

Así, expone que la bebida para deportistas "ideal" es la que sacia la sed, proporciona la energía y electrólitos suficientes, se absorbe rápidamente y tiene una buena palatabilidad. No obstante, beber agua "también mejora el rendimiento aunque en un menor grado que en el caso de las bebidas con glucosa", manifiesta.

Uno de los participantes en este estudio es el presidente de la Federación Española de Medicina en el Deporte, el doctor Manonelles, que indica que "no se puede realizar un deporte intenso y prolongado sin una adecuada disponibilidad de hidratos de carbono". Ante ello, apuesta por este tipo de líquidos "incluso cuando la cantidad sea pequeña".

NO REALIZAR UNA BUENA HIDRATACIÓN PUEDE PROVOCAR GOLPE DE CALOR

El experto asegura que lo que un deportista ingiere "puede afectar a su salud, peso y composición corporal, disponibilidad de sustratos, tiempo de recuperación post-esfuerzo y, en definitiva, a su rendimiento". Una buena elección en la dieta puede proporcionar "hidratos de carbono que mantengan una concentración adecuada de glucosa en sangre y retrasen el agotamiento de los depósitos de glucógeno", mantiene.

Además, puede "reponer los electrolitos y el sodio, así como efectuar la reposición hídrica para evitar la deshidratación", asegura Manonelles. No obtener estos beneficios puede hacer que aparezcan problemas médicos, "como el golpe de calor", sostiene.

De esta forma, la deshidratación puede acarrear "empeoramiento en la capacidad de rendimiento" en los ciclistas, "afectación de la percepción subjetiva de mayor esfuerzo" en los futbolistas y "disminución del número de lanzamientos y de la velocidad del sprint" en los jugadores de baloncesto, señala el galeno.

Por último, Manonelles explica que la hidratación debe efectuarse "antes, durante y después" del mismo. En concreto, para un adulto medio, se recomienda una ingesta de entre 400 y 500 centímetros cúbicos en las horas previas al ejercicio de larga duración, entre 150 y 200 centímetros cúbicos cada 20 minutos y saciar la sed tras terminar de hacer deporte.