Las infecciones pueden estar relacionadas con la muerte súbita del lactante

Actualizado 11/09/2008 23:55:52 CET

LONDRES, 11 Sep. (OTR/PRESS) -

Al año se producen en los países desarrollados centenares de muertes repentinas en bebes aparentemente sanos mientras descansan en sus cunas, lo que se conoce como la muerte súbita del lactante, una cifras preocupantes que han llevado a un grupo de científicos a investigar las causas que provocan estos fallecimientos. Desde hace tiempo se conoce que hay ciertos hábitos que los padres podrían llevar a cabo para disminuir el riesgo de estas muertes, como no fumar durante o después del embarazo o que se acueste a los bebés boca arriba, sin embargo se trata de una directrices que tampoco suponen 'la solución' para estos casos.

Pero ahora el profesor Paul Goldwater, del Hospital materno-infantil la Universidad de Adelaida (Australia), ha realizado una investigación de la que se desprende que ciertas infecciones bacteriales podrían ser el motivo de la muerte súbita y que, en la mayoría de los casos el fallecimiento se produce a causa del Staphylococcus aerus.

Goldwater analizó para su estudio el caso de 130 bebés, algunos de los cuales habían fallecido repentinamente, y cuyos resultados fueron comparados con los de otros recién nacidos que perdieron la vida por otras causas, sin incluir enfermedades, es decir, que murieron en accidentes de coches, por ejemplo. Así, analizó los aislantes de bacterias naturales del cuerpo, situados en lugares habitualmente "estériles" como la sangre del corazón, el bazo, o el fluido cerebroespinal y tras comparar a los bebés fallecidos en las diferentes circunstancias descubrió que aquellos que habían fallecido por un accidente mantenían estos sitios habitualmente "estériles" en perfecto estado, algo que no ocurría en muchos de los fallecidos por muerte súbita, en los que había infección.

En concreto, según la estadística que se desprende de esta investigación, uno de cada cinco bebés fallecidos súbitamente tenían una infección de sitio estéril, una situación que, explican los especialistas, podría provocar una tormenta química que sacude al organismo del bebé, terminando en la muerte repentina.

LA CAUSA: STAPHYLOCOCCUS

En muchos casos, la infección fue causada por el 'Staphylococcus aureus', una bacteria particularmente virulenta que produce toxinas potencialmente mortales. En este sentido, el doctor Goldwater señaló en una información de 'BBC' recogida por otr/press, que "el haber encontrado esta bacteria en sitios normalmente estériles y en una proporción grande en los casos de muerte prematura infantil, indicaría que una proporción de estos bebés habrían muerto de enfermedad estafilocócica.

Ante este nuevo estudio, el Profesor Jorge Haycock, consejero científico a la Foundation for the Study of Infant Deaths, dijo: "la sugerencia de que organismos infecciosos tengan algo que ver en una proporción de las muertes repentinas infantiles nos provee de otro pedazo importante del rompecabezas de esta 'enfermedad". Pero Hayckoc recordó a los padres que el Staphylococcus aureus es un organismo que se encuentra en el organismo de las personas sanas, por lo que el hecho de que aparezca no implica una carencia de higiene o cuidados en general.