La industria farmacéutica defiende que la medicina de precisión "no pone en riesgo el futuro del sistema sanitario"

Publicado 17/06/2019 13:01:42CET
SCRIPPS RESEARCH - Archivo

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

La patronal de la industria farmacéutica en España, Farmaindustria, ha defendido que la incorporación de los nuevos fármacos innovadores de precisión "no pone en riesgo el futuro del sistema sanitario". "Lejos de suponer riesgo alguno, la incorporación de nuevos tratamientos es uno de los pilares más sólidos en los que se asientan los sistemas de salud más avanzados del mundo, entre los que se encuentra España", reivindican.

"Su incorporación al arsenal terapéutico constituye una noticia muy positiva para el sistema sanitario, y en especial para los pacientes. Sin embargo, considerados de forma aislada, estos nuevos tratamientos implican un mayor coste por paciente que el de los fármacos tradicionales. El reducido número de pacientes al que van dirigidas hace que, frente a las voces que alertan de un supuesto riesgo para la sostenibilidad del sistema, el coste de estas terapias es perfectamente asumible", comentan.

Así lo señalan con motivo de la incorporación paulatina de estas nuevas terapias personalizadas, como las CAR-T, que son capaces de ajustarse a las necesidades específicas del tratamiento de cada paciente. "Estas terapias, que en su mayoría tienen una base celular o génica, son un paso crucial en la medicina de precisión, y ya han comenzado a dar sus frutos, con muy buenos resultados, en determinadas patologías, sobre todo de tipo oncológico", recuerdan.

La medicina de precisión hace referencia a la adaptación del diagnóstico y tratamiento médico y farmacológico a las características particulares de cada paciente o grupo de pacientes, de forma que las decisiones clínicas se toman integrando las características genómicas y moleculares de la enfermedad con la información sobre la situación clínica del paciente.

Por otra parte, también aluden al "amplio abanico" de mecanismos que controlan que la inversión pública en medicamentos, que hace que su precio "se mantenga dentro de márgenes razonables", como el Sistema de Precios de Referencia, la expiración de las patentes o la entrada de los fármacos genéricos.

"Todo ello configura una base sólida que asegura la sostenibilidad tanto presente como futura del sistema sanitario, que al igual que ha permitido a los pacientes acceder a las innovaciones en el pasado, incluso durante la larga crisis económica, lo seguirá haciendo en los próximos años con la colaboración de todos los agentes implicados", concluyen.