Publicado 12/05/2021 10:50CET

La importancia de la educación y la equidad en el acceso a las nuevas tecnologías en la diabetes

Archivo - Mujer mayor con diabetes y la mascarilla en una revisión médica.
Archivo - Mujer mayor con diabetes y la mascarilla en una revisión médica. - TEMPURA/ISTOCK - Archivo

MADRID, 12 May. (EUROPA PRESS) -

La formación diabetológica dirigida a pacientes y familiares, así como el acceso a la innovación, pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes tipo 2 insulinizadas y ahorrar costes al Sistema Nacional de Salud (SNS), tal y como han señalado representantes de pacientes y diferentes sociedades científicas en una jornada celebrada en el Diabetes Experience Day.

"Las personas con diabetes tipo 2 son un colectivo muy variado y con necesidades específicas. Por ello, es clave una educación diabetológica de calidad y continuada en el tiempo, así como tener acceso a todos los recursos que están a su alcance para conseguir una buena adherencia al tratamiento, como lo son las nuevas tecnologías", ha defendido el presidente de la Federación Española de Diabetes (FEDE), Juan Francisco Perán.

La falta de esta educación diabetológica, en palabras de Perán, puede provocar "graves problemas de salud" en las personas con diabetes. En esta línea se ha situado también la vicepresidenta 1ª de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), la doctora Juana Carretero, que afirma que "es imprescindible que el paciente se empodere, se haga dueño de la enfermedad y aprenda a manejar las complicaciones".

Para conseguirlo, la vicepresidenta del Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería (CGCOE), Pilar Fernández, ha ahondado en la importancia de incentivar la formación de los enfermeros para que pacientes y cuidadores puedan mejorar su calidad de vida. "Los pacientes con diabetes tipo 2 son de los más frecuentes en la consulta de enfermería y necesitamos apostar por un cambio en el modelo sanitario orientado en la prevención de la enfermedad y en la promoción de la salud con una apuesta firme por la Atención Primaria", afirma.

La diabetes tipo 2 es una enfermedad crónica que, en los últimos años, afecta a un mayor porcentaje de la población debido al incremento de obesidad y de la esperanza de vida. Sin embargo, existe la falsa creencia de que es más fácil de controlar que la tipo 1. "Conceptualmente es una enfermedad mucho más difícil que la tipo 1 porque es preciso saber qué le funciona al paciente en cada momento por lo que se debe ir ajustando el tratamiento", ha aclarado el presidente de la Sociedad Española de Diabetes (SED), el doctor Antonio Pérez.

Ante el reto de afrontar una enfermedad crónica, es necesario que los pacientes dispongan de todas las herramientas a su alcance para controlar la gestión y seguimiento de la patología. Los avances tecnológicos y los sistemas de monitorización de la glucosa en líquido intersticial han supuesto una revolución en control y manejo de la diabetes. "La gran ventaja es que permiten que la diabetes se adapte a la persona y no al revés", tal y como recalca el presidente de FEDE.

LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS SUPONEN UN "CAMBIO RADICAL" PARA LOS PACIENTES

La jornada también ha contado con la participación de varios pacientes con diabetes tipo 2, que han compartido su testimonio de primera mano con la enfermedad. "La tecnología ha sido fundamental y ha supuesto un cambio radical en el control de la enfermedad", relata Sabina Muller. Esta paciente de diabetes tipo 2 utiliza un sensor tipo flash que le permite en todo momento conocer sus niveles de glucosa. "Hace unos meses pasé la Covid-19 y tuve que cambiar mis pautas de insulina. Este sistema flash de monitorización de glucosa me permitió introducir de forma más fácil estos cambios hasta llegar a la pauta idónea", explica.

Por ello, los especialistas reunidos en la jornada han hecho hincapié en la importancia de la implantación de las nuevas tecnologías en el manejo y control del tratamiento de la diabetes tipo 2 con insulina. En este sentido, FEDE trabaja para que el acceso a cualquier avance sea equitativo dentro de Comunidades Autónomas. De esta forma "tendremos un acceso real a la innovación", tal y como destaca el presidente de FEDE.

De hecho, un sistema asentado sobre los avances tecnológicos también permitiría ahorrar costes al SNS. "A mayor control, mayor ahorro en el gasto sanitario, por lo que es importante recalcar que introducir las nuevas tecnologías es una inversión porque se va a evitar complicaciones en la salud de los pacientes", afirmó también Perán.