La implantación de la receta electrónica ahorra 253 millones a las CCAA

Actualizado 28/01/2015 18:42:04 CET
Señal de farmacia
GETTY

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

La implantación de la receta electrónica interoperable del Sistema Nacional de Salud (SNS), que sustituye al formato tradicional en papel y permite adquirir los medicamentos en la farmacia simplemente con la tarjeta sanitaria, ha permitido un ahorro de 253 millones de euros a las comunidades autónomas.

Así lo ha asegurado el subsecretario del Ministerio de Presidencia, Jaime Pérez Renovales, quien ha presentado esta tarde el 'Informe de progreso de la comisión para la reforma de las administraciones públicas' en la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados, donde también ha avanzado que la creación de una base de datos de tarjeta sanitaria para todo el SNS ha permitido un ahorro de 76 millones de euros hasta la fecha.

Según revela este informe, el 89,58% de los centros de salud, el 52,56% de los consultorios locales, el 66,21% de los centros de atención especializada, el 89,35% de las oficinas de farmacia y el 76,05% de las recetas ya disponen de este sistema de receta electrónica.

Recientemente se conocía el último informe sobre 'e-Salud', aprobado por el Ministerio de Sanidad y las comunidades en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), que muestra cómo cada mes se prescriben 62 millones de recetas en formato electrónico.

Igualmente, refleja que la implantación de la receta electrónica es ya mayoritaria en la sanidad pública española, ya que casi el 77 por ciento de los medicamentos se prescriben en este formato, lo que ha permitido reducir entre un 15 y 20 por ciento las consultas.

Desde Sanidad reconocen que este avance y la consiguiente reducción de las consultas aporta mayores garantías de seguridad para el paciente, algo en lo que coinciden los médicos de familia, los grandes beneficiados de esta medida.

"Los que más ganan son los pacientes", según reconoció en declaraciones a Europa Press el presidente de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC), Josep Basora, ya que permite a los médicos un mayor control de la medicación y ver que no hay contraindicaciones con otros fármacos.

Asimismo, en el caso de los pacientes crónicos les evita visitas "innecesarias" a las consultas, ya que pueden ir retirando sus tratamientos directamente en la farmacia, según afirmaba el experto.