Actualizado 25/02/2010 11:33 CET

Identifican factores naturales que frenan la expansión del sida

AP

BARCELONA, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

Investigadores catalanes han logrado demostrar por primera vez la relación causal que existe entre el 5% de pacientes infectados con el virus del sida que no desarrollan la enfermedad, y por tanto no requieren tratamiento retroviral, y una mayor producción por parte de sus células dendríticas de partículas defensivas.

El estudio, que se publica en la revista 'PLoS ONE' y fue presentado en rueda de prensa por investigadores del Hospital Clínic de Barcelona y del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (Idibaps), ofrece nuevas expectativas terapéuticas, puesto que si se lograra que los pacientes produzcan más péptidos conocidos como 'alfa-defensinas', también se aumentaría su capacidad de supervivencia ante la enfermedad, aún sin tratamiento farmacológico.

El jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Clínic y responsable del Idibaps, Josep Maria Gatell, señaló que el trabajo puede tener "cierta importancia" en el diseño futuro de tratamientos o vacunas, ya que ahora se conoce exactamente qué rasgo común comparten aquellos que no desarrollan la enfermedad del sida de manera natural.

De hecho, el potencial curativo del estudio abarca otras enfermedades infecciosas, puesto que las células dendríticas son las encargadas de cubrir "la primera línea de defensa" del organismo ante infecciones externas, y una mayor actividad de las mismas podría estar relacionada con una mayor protección del organismo.

"Cuantas más 'alfa-defensinas' produzca el organismo humano, más capacidad para controlar la infección" del virus del sida tendrá, sintetizó Gatell. Eso es lo que sucede con el 5% de infectados que de forma natural no desarrollan la enfermedad, los llamados "controladores de élite".

10 VECES MÁS ALFA-DEFENSINAS

Gatell explicó que dichos controladores de élite generan diez veces más 'alfa-defensinas' que la población general, un proceso que se activa precisamente cuando se produce la infección. Ello puede ser debido a "diversos factores", pero en cualquier caso, los investigadores han logrado demostrar una relación causal suficiente.

En concreto, aquellos enfermos que se infectan llegan a contar con una presencia en su organismo de 500.000 copias del virus. Esta cantidad baja en unos días a las 50.000 copias, una cifra que en la gran mayoría de los casos se mantiene estable a lo largo de los años gracias al tratamiento farmacológico. En el caso del 5% de los enfermos, la presencia baja a menos de 50 copias del virus en pocas semanas de forma natural, lo que en la práctica supone que la infección no tiene influencia en su salud.

Por ello, el "reto" es lograr que todos los enfermos se conviertan en controladores de élite, explicó Gatell, algo que tendría implicaciones futuras también para otras enfermedades. De hecho, los investigadores recordaron que la población que presenta una mejor defensa ante el virus de la hepatitis C, también la tiene en el caso del sida.

250 CONTROLADORES DE ÉLITE EN ESPAÑA

En España están contabilizados unos 250 casos de los llamados controladores de élite, 60 de ellos en Cataluña, analizados en el marco del proyecto presentado por Gatell. Éste cuenta con la colaboración del Centro Catalán de Investigación y Desarrollo de Vacunas para el Sida (Hivacat) --consorcio público-privado con colaboración de la Generalitat, la Fundación La Caixa y laboratorios Esteve--.

El Clínic ofrece tratamiento en la actualidad a unos 4.000 infectados con el Virus de la Inmunodeficiencia Adquirida (VIH), cifra que ha ido en aumento en los últimos años, lo que según Gatell ejemplifica que los tratamientos han mejorado y logran la supervivencia de los pacientes.

La investigación parte de la tesis doctoral realizada por Marta Rodríguez-García, premio 'Emili Letang' del Clínic, y actual investigadora postdoctoral en Estados Unidos.