Actualizado 19/05/2011 20:47:04 +00:00 CET

La huérfana de una paciente del HUNSC pide que se abra expediente sancionador para el médico que trató a su madre

Afirmas que la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias "no tiene sensibilidad con los grandes dependientes"

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 19 May. (EUROPA PRESS) -

La que fuera miembro del Colectivo de Familiares del Hospital Febles Campos, Isabel Aguilar, ha solicitado ante el Hospital Universitario de Nuestra Señora de Candelaria (HUNSC) en Santa Cruz de Tenerife que se incoe expediente sancionador al médico que ha asistido a su madre en sus últimos momentos.

Así se desprende en un comunicado enviado a los medios en el que ha lamentado, por un lado, que tras solicitar la historia clínica se ha encontrado con un "caos" administrativo y, por otro el trato dado por el médico a su madre en sus últimos días.

De ahí que haya solicitado que se abra expediente sancionador "para el médico que la atendió en sus últimos momentos, de un mal modo con palabras nada apropiadas, pues pretendía su traslado al Hospital Febles Campos, mostrando su poca sensibilidad", ha asegurado.

"Lamentablemente aún queda mucho para lograr que la mayoría de la clase médica, en especial, quienes no trabajan con grandes dependientes, en salud mental y otras disciplinas médicas de especial sensibilidad, siempre van a primar aquellos protocolos que emanan de criterios gerenciales y no otros que tienen que ver con la evidencia científica, olvidándose fácilmente de su código deontológico", ha reprochado Aguilar.

En su opinión, "se olvidan de que estos pacientes también tienen derecho a morir con dignidad. Y yo me pregunto si ellos quisieran también este mismo sistema para sus familiares".

En su reclamación ante la Consejería de Sanidad, ha manifestado que "el expediente es un caos, ya que cada notificación que recibo de la consejería tiene un número diferente, lo que supone una clara indefensión para el ciudadano". Ha aclarado que desde diciembre lleva trabajando "con este hecho tan doloroso".

A esto ha concluido: "No tengo palabras para el informe jurídico, llegado el 28 abril, pues a mi juicio contemplo dos cuestiones graves, sus contradicciones y que no se fundamenta en derecho. Nunca conocí un informe jurídico que no fuera argumentado por normativa, tanto es así que se ha tenido que solicitar a la Consejería de Sanidad que se indique la normativa aplicable".