Los hijos de alcohólicos necesitan más asistencia psicológica

Actualizado 25/02/2008 13:05:48 CET
-

BARCELONA, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigadores de la Unidad de Alcohología y del Servicio de Psiquiatría Infantil y Juvenil del Hospital Clínic de Barcelona ha constatado en un estudio que los hijos de personas alcohólicas tienen mayor predisposición a desarrollar problemas derivados del abuso de sustancias y otros trastornos psicopatológicos, así como una mayor tendencia al fracaso escolar, déficit cognitivo y problemas médicos.

El estudio, publicado en la revista 'Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology', ha estudiado los factores de riesgo y de resistencia en los hijos de personas alcohólicas, así como la metodología óptima para la intervención preventiva en este grupo de alto riesgo para éste y otros trastornos relacionados.

El objetivo de la investigación fue "identificar posibles factores de riesgo y consecuencias negativas asociadas al alcoholismo de los padres, así como determinar la influencia del grado de alcoholismo familiar en la función psicológica de los hijos", explicó Rosa Díaz.

El estudio plantea que la metodología óptima para intervenir preventinamente con los hijos de alcohólicos requiere un plan integral de intervención que incluya diferentes acciones: detección precoz, motivación al cambio en la familia, educación sobre temas relacionados con el alcoholismo familiar y, en caso necesario, actividades terapéuticas más intensivas para toda la familia.

Para Rosa Díaz, "los hijos de personas alcohólicas son una población diana para la prevención selectiva por su vulnerabilidad para sufrir consecuencias negativas relacionadas con el consumo de alcohol y otras drogas".

El aumento del riesgo en este colectivo parece estar ligado, al menos, a tres factores de la historia familiar: el efecto biológico del etanol en las células y el feto, la transmisión genética de la vulnerabilidad para desarrollar alcoholismo u otros trastornos psicopatológicos, y las influencias socioambientales de crecer con padres y madres alcohólicos.

Los resultados del estudio sugieren que, para prevenir la progresión es necesaria una educación preventiva no estigmatizada tan pronto como sea posible, lo que debería focalizarse en habilidades cognitivas y estrategias para combatir los posibles daños emocionales.

Los investigadores del Clínic concluyen que existe una necesidad de "continuar trabajando" en el diseño de materiales preventivos y de autoayuda, en la formación de profesionales y en la diseminación de este tipo de intervenciones en el entorno sociocultural.

Rosa Díaz aseguró que la investigación en este campo "deberá dirigirse hacia las técnicas de detección precoz, la evaluación sistemática de factores de riesgo y protección, las estrategias motivacionales específicas para esta población y la evaluación continuada de experiencias preventivas".