La hepatitis C debe tratarse antes que el VIH en pacientes coinfectados

Actualizado 06/03/2013 13:30:46 CET

MADRID, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un estudio de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) avala la conveniencia de tratar primero la hepatitis C en pacientes coinfectados que también padecen VIH cuando aún no han sido tratados y mantienen una buena situación inmunológica, como ya recomiendan algunas guías terapéuticas.

Así se desprende de los datos presentados en el Congreso sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI) que se está celebrando estos días en Atlanta (Estados Unidos).

El estudio, que analizó dos grandes cohortes de pacientes coinfectados en España entre los años 2000 y 2008, revela que los pacientes sin tratamiento antirretroviral y con carga viral detectable no responden al tratamiento de la hepatitis C peor que los pacientes con carga viral indetectable, es decir, con un nivel de virus en sangre por debajo de lo que la prueba puede detectar.

Según argumentan sus autores, dado que el VIH es capaz de infectar la célula estrellada hepática incrementando la actividad inflamatoria y pro-fibrogénica en el hígado, se pensaba que la carga viral detectable en sangre podía comprometer la eficacia del tratamiento de la hepatitis C.

Sin embargo, los resultados alcanzados en esta investigación ponen de manifiesto la conveniencia del inicio del tratamiento de la hepatitis antes de haber logrado una carga viral indetectable de VIH.

La investigación se desarrolló a partir del análisis de toda la información disponible en las bases de datos de dichos estudios. Se consideró que existía respuesta viral sostenida (equivalente a la curación de la hepatitis C) cuando no se detectaba ácido ribonucleico (ARN) de VHC en sangre a las 24 semanas de haber suspendido el tratamiento de la hepatitis C.

Los pacientes fueron clasificados en cuatro grupos dependiendo de si en el momento de iniciar el tratamiento de la hepatitis recibían tratamiento antirretroviral o no, y de si tenían o no carga viral detectable de VIH en sangre.

Se analizaron los datos de 1682 pacientes tratados con interferón y ribavirina durante el periodo de estudio, de los que lograron respuesta viral sostenida, es decir, la curación de la hepatitits C, el 37,8 por ciento considerando todos los genotipos.

LA CARGA VIRAL ES UN FACTOR PREDICTIVO

En un estudio multivariante se observó que, además de los factores predictivos habituales de respuesta al tratamiento (genotipo del VHC, carga viral del VHC, estadio de fibrosis hepática), la carga viral de VIH detectable era un factor predictivo independiente de mala respuesta al tratamiento.

Sin embargo, cuando se realizó un análisis multivariante por subgrupos se observó que, mientras que los pacientes con tratamiento antirretroviral y con carga viral de VIH detectable respondían peor al tratamiento, no sucedía lo mismo con los pacientes sin tratamiento antirretroviral y con carga viral detectable.

Según los coordinadores del trabajo, los doctores Juan Berenguer y Teresa Aldámiz, del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, y Juan González, del Hospital de La Paz (Madrid), la explicación más plausible para la peor respuesta al tratamiento de la hepatitis C en los en los pacientes con tratamiento antirretroviral y con carga viral de VIH detectable (es decir, pacientes que estaban fracasando al tratamiento del VIH) no es tanto la presencia del VIH en sangre sino el hecho de que este sea un grupo de malos cumplidores al tratamiento.

Junto a estos dos centros madrileños han participado en el estudio el Hospital Clínico San Carlos y el Hospital Príncipe de Asturias, también de Madrid, el Hospital de Donostia (Guipúzcoa), el Hospital Vall d'Hebrón de Barcelona, y la Fundación SEIMC/GESIDA, con financiación de fondos FIPSE y FIS.