El helado ha mejorado su valor nutritivo y ha reducido calorías y su contenido en grasas desde el 2000

Actualizado 12/07/2007 20:01:05 CET
-

MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

Desde el año 2000, cuando el Ministerio de Sanidad y Consumo presentó la Estrategia para la Nutrición, Actividad Física y prevención para la Obesidad (NAOS), el helado ha mejorado su valor nutritivo actual, ha reducido su contenido en grasa hasta casi un 30 por ciento, y ha disminuido sus calorías, según se afirmó hoy en el marco de la presentación del informe 'El I+D del helado y su influencia en el bienestar'.

En dicha investigación, la catedrática en nutrición de la Universidad de Barcelona, María Carmen Vidal, y el médico Jaume Serra, han analizado los cambios introducidos en los perfiles nutricionales del alimento acordes con los objetivos perseguidos por la estrategia NAOS.

En cuanto a su valor calórico, los especialistas concluyen que si bien la reducción observada alcanza a nivel global entre 100 y 300 calorías cada 100 gramos, es diferente en función del tipo de helado. En los "tipo cono", la merma es de 30 por ciento. Y precisaron que el logro se halla en la "disminución de su contenido de grasa", y su mejora de calidad.

Asimismo, los expertos aclaran que aunque los consumidores perciben que los helados engordan, en realidad "lo que engorda es el exceso de calorías respecto a las que se necesitan". En este sentido, diferencian los de base láctea y los de base acuosa, que son los de menor valor calórico; y recuerdan que "no hay alimentos buenos o malos, sino una dieta bien o mal equilibrada".

En lo que respecta a su componente graso, el estudio manifiesta que "se han producido reducciones significativas", que oscilan entre un 10 y un 40 por ciento. Pero además, acorde con la estrategia NAOS, se mejoró la calidad de la grasa en el período estudiado (2000/2007).

Por otro lado, Serra valoró positivamente el contenido de proteínas de los helados, que son de "alto valor biológico". Y también su aporte de calcio, el "marcador nutricional más destacable".

Pero en la presentación del informe se realizó un nuevo aporte en cuanto a la conveniencia de consumir helados: "contribuye al bienestar de las personas que lo consumen debido a condicionantes tanto psicológicos como sociales". Estos fueron los datos que arrojó el estudio de campo elaborado por el neuropsicólogo de la Universidad Autónoma de Madrid, Francisco Rodríguez.

"Los helados funcionan como exorfinas que son convertidas en endorfinas por el metabolismo", explicó el especialistas y remarcó que estas "están implicadas en mecanismos de reducción del estrés". Este es el motivo por el que recomendó su uso en "algunas afecciones de este tipo".

Finalmente, los especialistas recordaron que el año pasado el 87 por ciento de los españoles declaró haber consumido helados durante el verano. Por lo que consideran que "cada vez más", las personas del país "integran este alimento en su dieta cotidiana".