El grupo sanguíneo A puede predisponer a algunas infecciones por rotavirus

Actualizado 16/04/2012 11:50:47 CET
EUROPA PRESS/CORPORACIONTECNOLOGICA

MADRID, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

Algunas cepas de rotavirus se adentran en las células del tracto gastrointestinal, mediante el reconocimiento de antígenos asociados con el grupo sanguíneo A; este hallazgo representa un nuevo paradigma en la comprensión de cómo este patógeno intestinal afecta a los humanos, según han publicado los investigadores del Colegio Baylor de Medicina (BCM, por sus siglas en inglés), en la revista 'Nature'.

El rotavirus es un importante patógeno intestinal -la principal causa de deshidratación y diarrea en los bebés de todo el mundo, y se estima que 500.000 personas en el mundo mueren a causa de la infección, anualmente.

Ahora, la estructura de una parte clave de una cepa del virus, conocida como P [14], ha proporcionado pistas sobre cómo el virus infecta a las células humanas, afirma el doctor B. V. Venkataram Prasad, profesor de Bioquímica y Biología Molecular en BCM, y autor del informe. En las cepas de rotavirus que infectan animales, la parte superior de una zona del virus se adhiere a la célula, a través de un glicano (uno de muchos azúcares que se unen entre sí para formar estructuras complejas de cadena ramificada), mediante una molecula terminal de ácido siálico.

Sin embargo, este no parece ser el caso de las cepas de virus que infectan a los seres humanos: los científicos creían que las cepas de rotavirus humanas se unían a los glicanos mediante una molécula de ácido siálico interna, pero desconocían el proceso.

Prasad explica que, "junto a nuestros colaboradores de la Universidad de Emory , hicimos una serie de análisis de glicanos para ver qué glicanos interactuan con la parte superior del virus (llamada VP8)". Según el investigador, el único tipo de glicano que interactu con VP8 era un antígeno del grupo histo-sanguíneo. "Este hallazgo fue sorprendente", afirma el investigador, "ya que el antígeno del grupo sanguíneo A no contiene ácido siálico."

Sin embargo, cuando la doctora Liya Hu, investigadora en el laboratorio de Prasad, determinó la estructura del dominio de VP8, observó que el glicano del tipo A se unía a la proteína del rotavirus en el mismo lugar que el ácido siálico se une al rotavirus en un animal.

En colaboración con el laboratorio de la doctora Mary Estes, profesora de Virología Molecular y Microbiología, en el CBM, Prasad y sus colaboradores observaron que las células de laboratorio modificadas para expresar el antígeno A del grupo histo-sanguíneo, pueden ser infectadas fácilmente por esta cepa de rotavirus.

Estudios adicionales identificaron una segunda cepa de rotavirus , el P [9], que utiliza el antígeno del grupo histo-sanguíneo como un receptor. Estes afirma que "estos estudios son importantes, porque proporcionan un nuevo mecanismo de transmisión de una cepa de rotavirus, que se transmite de ungulados (como los caballos, cebras, cerdos y ovejas) a los seres humanos".