Actualizado 03/02/2012 10:19:02 +00:00 CET

Un 'Goldilocks' de genes podría determinar el mejor tratamiento para los pacientes con tuberculosis

Tuberculosis
EUROPA PRESS

MADRID, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes con tuberculosis podrían recibir tratamientos, en el futuro, según la versión que tengan de un solo gen 'Goldilocks', informa, en un artículo publicado en 'Cell', un equipo internacional de investigadores de la Universidad de Oxford, el King's College, Vietnam y EE.UU. Este es uno de los primeros ejemplos respecto a enfermedades infecciosas donde el perfil genético de los individuos puede determinar qué medicamento será mejor para ellos -la idea de la medicina personalizada ya es habitual en la medicina para tratar el cáncer.

Los científicos observaron que las personas generan una respuesta inmune a la tuberculosis que es 'demasiado', 'poco' o 'justa', según las versiones que tienen el gen LTA4H. Así, los resultados indican que los pacientes son susceptibles de beneficiarse de diferentes tratamientos farmacológicos en función de su perfil genético. Además, los investigadores muestran que los esteroides usados ??como parte del tratamiento estándar, para la forma más grave de la tuberculosis -la meningitis tuberculosa- sólo benefician a algunos pacientes.

La tuberculosis es una de las mayores causas de muerte en el mundo con, aproximadamente, 9,4 millones de casos y 1,7 millones de muertes en 2009. La enfermedad es causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis, y difiere según el lugar donde ataque la infección. La mayoría de las veces la enfermedad afecta a los pulmones pero, en alrededor del 40% de los casos, afecta a otros lugares. En, aproximadamente, el 1% de los casos, la tuberculosis afecta al cerebro; esta forma de la enfermedad, la meningitis tuberculosa, es la más grave, puesto que es difícil de diagnosticar y tratar e, incluso con tratamiento, a menudo es fatal.

El tratamiento estándar para la meningitis tuberculosa implica una serie de antibióticos para tratar de matar a las bacterias, y el esteroide dexametasona, para amortiguar la inflamación - sin embargo, la respuesta del organismo a la infección por tuberculosis puede convertirse en otro gran problema.

El nuevo estudio combina trabajos con peces cebra, llevados a cabo en la Universidad de Washington -para identificar los genes y los procesos biológicos implicados en la respuesta inmune a la tuberculosis- con el trabajo de investigación clínica en colaboración con el Hospital Pham Ngoc Thach, el Hospital de Enfermedades Tropicales, y la Unidad de Investigación Clínica en Vietnam de la Universidad de Oxford.

Los científicos identificaron un gen en el pez cebra asociado con la susceptibilidad a la tuberculosis -este gen controla el equilibrio de la respuesta inflamatoria. Las variaciones en el código del ADN en este gen podrían alterar diferentes vías biológicas, lo que llevaría a una inflamación desmedida o escasa. Tanto la inflamación por defecto, como por exceso, causa problemas, permitiendo que la bacteria de la tuberculosis crezca y se multiplique. Los investigadores demostraron que el bloqueo de la vía biológica adecuada, con medicamentos, podría restablecer el nivel adecuado de la respuesta inflamatoria.

Los expertos que trabajaron en Vietnam utilizaron también muestras de un ensayo clínico previo de más de 500 pacientes con meningitis tuberculosa. Estas muestras mostraron cambios en una posición única del gen humano LTA4H, relacionado con la respuesta al tratamiento. Sólo aquellos cuyos genes LTA4H producían una inflamación desproporcionada se veían beneficiados del uso de la dexametasona, un esteroide. Hay algunos indicios de que los esteroides podrían tener un efecto adverso en aquellos cuyos genes LTA4H producen una respuesta inflamatoria reducida, aunque el resultado no es estadísticamente significativo.

"Es como un 'Goldilocks' de genes, dependiendo de qué versiones del gen LTA4H se herede, la respuesta inflamatoria a la tuberculosis puede ser 'demasiado', 'poca', o 'justa', explica la doctora Sarah Dunstan, jefa de Genética Humana de la Universidad de Oxford, en su sede de Vietnam.

Según el doctor Guy Thwaites, del King's College de Londres -quien dirigió el estudio clínico en Vietnam- "este es un descubrimiento fundamental. Ahora es posible pensar en el uso de pruebas genéticas sencillas, pero rápidas, para determinar cómo las personas responden a la infección tuberculosa, y si se beneficiarían de los esteroides. Además, los resultados podrían aplicarse más allá de la meningitis tuberculosa y otras formas de tuberculosis; dado que la inflamación de las vías gobernada por el gen LTA4H es fundamental para muchas infecciones, podría haber implicaciones para muchas otras enfermedades".