Actualizado 24/01/2011 18:09 CET

El Gobierno vasco apuesta por "reformas estructurales" en el sistema sanitario porque "el chasis es muy viejo"

Rafael Bengoa.
EP

MADRID, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

El consejero vasco de Sanidad y Consumo, Rafael Bengoa, ha manifestado este lunes su apuesta por acometer "reformas estructurales" de gran calado en el sistema sanitario, ya que, a su juicio, "el chasis" de la sanidad en España "es muy viejo".

En un almuerzo informativo organizado por Inforpress en Madrid, Bengoa ha subrayado que "no se puede estar toda una legislatura en un entorno de recortes" y que es en el momento de crisis económica cuando hay que "hincar el diente" a la reforma del sistema de salud.

Así pues, ha explicado que el Gobierno vasco se plantea los dos años que le quedan por delante como un reto para la sanidad, que pasan por "sobrevivir de la mejor forma posible", pero también "empezar a plantar las semillas de un cambio estructural mucho más profundo" porque la sostenibilidad del sistema sanitario "no va a venir de los recortes o del copago".

Aunque ha señalado que el copago podría resultar "útil" en el futuro, el consejero ha abogado por modificar el sistema para que éste "no razone sólo en términos de rescate", ya que, en su opinión, "no encaja" con una demografía como la española, que se perfila como la más envejecida del mundo, algo que traerá consigo enfermedades crónicas que requerirán "cuidados continuos".

NO ESPERAR A LA OMS

Para Bengoa, el sistema sanitario actual se ha quedado "en el modelo conceptual de los años setenta", por lo que ha insistido en acometer una reforma estructural y "no esperar" a que lo diga la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por otro lado, el consejero vasco de Sanidad y Consumo ha criticado los modelos de sistemas de salud basados "en la lógica del ladrillo", es decir, en construir más infraestructuras, y no en "trabajar con el conocimiento".

En definitiva, Bengoa ha hecho hincapié en la necesidad de "avanzar hacia otro modelo sanitario" porque considera que es "inevitable". "En el País Vasco nos movemos y no esperamos a nadie", ha afirmado.