El Gobierno chino pospone la apertura de universidades y escuelas para contener el brote de coronavirus

Publicado 27/01/2020 12:34:25CET
27 January 2020, China, Hong Kong: People rest on the bench while wearing surgical masks amid the outbreak of the coronavirus. Photo: Liau Chung Ren/ZUMA Wire/dpa
27 January 2020, China, Hong Kong: People rest on the bench while wearing surgical masks amid the outbreak of the coronavirus. Photo: Liau Chung Ren/ZUMA Wire/dpa - Liau Chung Ren/ZUMA Wire/dpa

MADRID, 27 Ene. (XINHUA/EP) -

El Gobierno chino ha pospuesto "hasta nuevo aviso" la apertura del semestre de primavera de universidades, escuelas y jardines de infancia de todo el país, con el objetivo de intentar controlar el brote del nuevo coronavirus (2019-nCoV), según ha anunciado la Oficina General del Consejo de Estado.

Asimismo, se han llevado a cabo cierres temporales de lugares públicos como sitios turísticos, museos y cines, y se han impuesto restricciones al transporte en varias zonas, ya que China se encuentra todavía en el período de mayor afluencia de viajes por Año Nuevo. También se han extendido hasta el 2 de febrero las tradicionales vacaciones de siete días por la festividad de Año Nuevo, que finalizaban el 30 de enero.

Este lunes, la ciudad portuaria de Tianjin y las provincias orientales de Zhejiang y Anhui, así como la ciudad suroccidental de Chongqing, comenzaron a suspender los servicios de autobús de pasajeros de las autopistas interprovinciales. Anteriormente, las provincias de Shangai y Qinghai ya habían tomado medidas similares.

Las estaciones de metro y los autobuses de Pekín también han intensificado las labores de limpieza y desinfección. Así, se ha ordenado que cada vagón del tren sea desinfectado todos los días. Las entradas y salidas, las escaleras mecánicas, las máquinas de autoservicio, los aseos y otras áreas públicas de las estaciones de metro se desinfectan tres veces al día. También se ha puesto en marcha un protocolo para medir la temperatura de pasajeros en 55 estaciones de metro, incluyendo paradas en estaciones de ferrocarril y en el Aeropuerto Internacional de Pekín-Capital, con el objetivo de detectar posibles contagios.

Tianjin ha pedido a todos los taxistas y pasajeros que usen mascarillas y a los taxistas que desinfecten los asientos después de cada pasajero. Y la oficina de Lanzhou del operador nacional de ferrocarriles chino ha suspendido este lunes más de 30 trenes a ciudades como Guangzhou, Zhengzhou y Xi'an hasta el 8 de febrero.

Por otra parte, se han implementado medidas estrictas en las zonas rurales, así como plataformas 'on line' para realizar consultas médicas en algunos puntos de China para aliviar la afluencia en los hospitales. Por ejemplo, en la provincia de Shandong, en el este de China, que ha reportado 63 casos confirmados, 48 hospitales han abierto servicios de este tipo para ayudar a controlar el brote.

También se han enviado fondos, suministros médicos y equipos a la provincia de Hubei, a la que pertenece la ciudad foco del brote, Wuhan, para contener la situación de la epidemia. "Los 2,4 millones de mascarillas médicas y más de 100.000 prendas de protección que hemos producido han sido transportadas a Wuhan", ha explicado Che Jinjun, trabajador de una empresa de equipos médicos en Rizhao, provincia de Shandong.

Igualmente, este lunes se han formado a 410 médicos y enfermeros en las provincias de Fujian, Yunnan y Jiangxi que viajarán a Wuhan. Varios equipos médicos de otras provincias y los militares ya están en la 'zona cero' atendiendo a los pacientes. El primer ministro chino, Li Keqiang, ha llegado este lunes a Wuhan para inspeccionar y dirigir los esfuerzos de prevención y control del brote, que ya ha registrado 2.744 casos y 80 muertes.

Contador