El Gobierno aumenta las partidas de Sanidad destinadas a Seguridad Alimentaria y a la Agencia Española de Medicamentos

Cristóbal Montoro presenta los Presupuestos Generales 2018
EUROPA PRESS
Publicado 03/04/2018 14:31:42CET

   El Fondo de equidad para el Fondo de Cohesión Sanitaria se mantiene en 3,76 millones de euros como en 2017

   MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado aumenta las asignaciones destinadas dentro de Sanidad a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), que pasa de 46,38 millones a 47,04 millones (1,44% más) en 2018, y a la Agencia Española de Consumo y Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) que el pasado año tuvo una gran bajada, y que este año asciende a 16,14 millones, un 2% más que en 2017, lo que supone la mayor subida.

   Según consta en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado presentados este martes por el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, en el Congreso de los Diputados, se pretende que la AECOSAN asuma cuatro grandes líneas estratégicas: mejorar la colaboración y coordinación con las Comunidades Autónomas así como con otros agentes implicados en la seguridad alimentaria (consumidores, sectores económicos y comunidad científica); incrementar la participación en temas de seguridad alimentaria 76 dentro de la Unión Europea; promoción de la alimentación saludable, actividad física y prevención de la obesidad; impulsar actividades de comunicación hacia la sociedad.

   Otra de las prioridades de la agencia alimentaria, "dadas las repercusiones que tiene la obesidad para la salud y la escalada creciente de la misma en los últimos años", es continuar y dar nuevos impulsos a los planes de lucha contra la obesidad mediante la implementación de la Estrategia NAOS.

   Por otra parte, se señala que el Plan Estratégico General de la AEMPS representa "el compromiso de toda la organización para alcanzar unos resultados mediante el cumplimiento de unos objetivos, estrategias, proyectos y actividades".

   En general, el Gobierno pretende en 2018 avanzar en la implementación de las medidas ya iniciadas y en el desarrollo de las acciones políticas que permitan mantener un Sistema Nacional de Salud que garantice la "calidad y seguridad" de sus prestaciones, actualizando paulatinamente la cartera de servicios y el contenido de las prestaciones sanitarias y farmacéuticas, y adecuando la política de recursos humanos a las necesidades del Sistema Nacional de Salud.

   Entre sus objetivos, destaca "situar al paciente en el centro del sistema", de modo que los españoles puedan disponer de mayor información, participar cada vez más en las decisiones sobre su salud y tener la opción de elegir centro médico, facultativo, enfermero, o pediatra. Así como, dar mayor reconocimiento a los profesionales, "elemento esencial para avanzar en una sanidad de excelencia, dotando de mayor flexibilidad a su sistema de desarrollo profesional y situando a la formación como un valor estratégico del sistema sanitaria".

   En ese sentido, el ministerio calcula destinar a políticas de Salud y Ordenación Profesional 9,024 millones de euros, de modo que se pueda continuar trabajando en la ordenación de las profesiones sanitarias, títulos y especialidades, acordando con las Comunidades Autónomas la implantación de modelos organizativos, funcionales y retributivos coherentes y sostenibles.

   Asimismo, a prestaciones sanitarias, donde se incluye la dirección general de cartera básica de servicios del sistema Nacional de Salud y Farmacia, se aumenta el presupuesto casi un 1%, de los 9,296 millones en 2017 a los 9,304 millones presupuestados en 2018. Aquí, se incluye el Fondo de equidad para el Fondo de Cohesión Sanitaria que es de 3,76 millones de euros, por lo que no muestran variación con respecto al pasado año.

TRASPLANTES SE MANTIENE

   Aunque el Gobierno destaca la partida atribuida a la Organización Nacional de Trasplantes, lo cierto es que se mantiene ya que el aumento roza el 1%, pasando de 4,06 millones a 4,10 millones en 2018. No obstante, el objetivo es que continúe con sus funciones específicas de coordinación, así como con diferentes líneas de actuación, algunas ya iniciadas, con continuidad en los próximos años.

   Entre lo proyectos destacado se encuentra estimular el Plan Nacional de donación de médula ósea como estrategia de salud del Plan Nacional de Calidad del SNS; impulsar del Plan Nacional de Fomento de la Donación en Asistolia; desarrollar el trasplante renal de vivo y trasplante renal cruzado; la consolidación del Plan de acceso al Trasplante Renal de Pacientes Hiperinmunizados; el estímulo del Proyecto de Donante de Riesgo No estándar; la puesta en marcha del Plan Nacional de Córneas; y el apoyo a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, en concreto en el campo de la terapia celular tanto medicamentosa como no medicamentosa.

OTRAS PARTIDAS DESTACADAS

   Por otro lado, dota al Plan anual de trabajo de la Red Española de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias y Prestaciones del Sistema Nacional de Salud con 3,58 millones; y a la mejora del sistema de información sanitaria de Sistema Nacional de Salud se incluyen 2,01 millones.

   Dentro de las transferencias internas del ministerio a la Seguridad social, se incluye una partida al IMSERSO para ayudas sociales a los afectados por la Talidomida que asciende a 20 millones de euros. La cuantía, que ha sido negociada con el partido de la oposición Ciudadanos, se conocía hace unos días y era duramente criticada por la Asociación de Afectados por la Talidomida (Avite) que consideran que resulta inferior a las ayudas que han puesto en marcha otros países, ya que equivaldría a unos 56 euros de pensión al mes.

   El su exposición, el Gobierno destaca que con estos presupuestos se pretende mejorar los tiempos de respuesta, priorizando procesos asistenciales en función de su gravedad; continuar el desarrollo del nuevo modelo de prestación farmacéutica que garantiza a todos los ciudadanos el acceso a todos los medicamentos; incrementar el consumo de medicamentos genéricos; y proponer una nueva gestión de la asistencia sanitaria, mejorando la organización de la atención primaria y hospitalaria, y posibilitando un sistema integrado de atención centrado en el paciente.

   Asimismo, avanzar en la utilización de la central de compras con la participación de las CCAA; potenciar el uso de las nuevas tecnologías en el ámbito sanitario y garantizar la igualdad de todos los españoles en el acceso a la asistencia sanitaria, asegurando la calidad asistencial y del sistema en cualquier punto de España.